A CADA UNO UN DETALLE, UN DETALLE PARA TODOS Regalar es un auténtico arte y debería convertirse en un placer para quien ofrece el obsequio. Sin embargo, son muchas las ocasiones en que se puede convertir en un verdadero calvario. Para acertar con el presente es conveniente dedicar algo de tiempo a prepararlo con calma. Tradición milenaria donde las haya, regalar es, en más ocasiones de las debidas, un verdadero problema. Las prisas y el desconocimiento de los gustos del otro suelen ser los culpables de contemplar cualquier fecha señalada, y más aún la Navidad, como toda una pesadilla.

Pensar en el otro Conseguir un presente adecuado para cada uno, sin repetirse, sin recurrir a completar lo de otros años y sin resultar cutre, no es tan difícil como parece. Lo primero es pensar que el regalo no es para uno. No se debe caer en la tentación de regalar lo que a uno le gustaría recibir. Resulta un poco pedante pensar que el gusto de cada uno es el mejor, el único. Pero se debe tener también en cuenta que cuando se ofrece algo que a uno le espanta suele notarse, y la cara que se le queda no es la más adecuada.

Por supuesto, se debe valorar la relación que se tiene con el sujeto. Hay objetos poco adecuados o demasiado personales. Un ejemplo: ropa interior a una cuñada. Los perfumes sólo son acertados si se conoce de antemano el que utiliza el agasajado. Tampoco suele resultar muy acertado presentarse con un depilador de piernas, ni siquiera para la esposa o la novia.

No existe un presente tipo O dicho de otra forma, el objeto de regalo cada vez abarca más áreas. Una de las más amplias es la decoración. En las últimas ediciones de Intergift (Feria Internacional del Regalo) cerca de la mitad del espacio estaba ocupado por mobiliario, menaje, tejidos, alfombras y pequeños detalles como candelabros o cuadros. Si la persona en cuestión está montando una casa, va a casarse o está en edad y condición para ello, no hay duda, será un acierto. Una de las ventajas de obsequiar decoración es que hay para todos los bolsillos y gustos. Es difícil fallar.

Clásicos y novedades También tiene una creciente importancia el denominado obsequio inusual. Es muy apropiado para gente joven y sin prejuicios. Son cosas que no se ven a diario, que no ofrecen en todas las tiendas, están llenos de color, no siempre resultan prácticos y tienen un diseño, textura, material o función peculiar, sorprendente y/o divertido. Sin prejuicios, atrevido y con sentido del humor. Los hinchables en tonos chillones están de plena moda. Desde sillones hasta pufs, relojes, marcos o carteras son algunos de ellos.

El regalo destinado a los jóvenes es de los más interesantes de estudiar, ya que es el que sufre más cambios cada temporada. Así lo afirma Josefina Gómez-Prada, directora de Intergift, “se caracteriza por su rabiosa actualidad. Es un objeto vivo cuyo diseño varía mucho”. Otra tendencia muy en boga es el regalo solidario, ese que se adquiere en cualquiera de las numerosas tiendas abiertas por distintas ONGs, en las que se puede encontrar ropa, complementos, pequeño menaje, comida,…

Saber acertar Hay gente que sabe dar en el clavo y gente que no, por más que se lo piensen. Y no depende tanto del cariño que se ostenta. Más bien es una cuestión de carácter o sentido de la observación. Quizá sea que no se ha insinuado lo suficiente lo que se esperaba recibir. O al contrario, como aquél que dijo en tantas ocasiones que necesitaba unos zapatos negros con hebilla lateral, que esa Navidad se juntó con 4 pares.

Navidades y fechas importantes aparte, el regalo que más emociona a la persona que lo recibe, y el más fácil de ofrecer es ese que se hace porque sí. Un día cualquiera ve uno en un escaparate un objeto que le recuerda al ser querido. No hay mayor demostración de cariño que comprarlo y entregarlo. Entonces sí es realmente un placer para ambas partes.