El buque insignia masculino de la casa se renueva. Terre D’Hermès, la fragancia con más solera de la firma, tiene una nueva compañera. Terre D’Hermès Eau Très Fraîche viene para quedarse. Esta versión del mítico perfume destaca por su sutileza y frescura. El principio sigue siendo la tierra, pero esta vez el énfasis recae en el agua que la nutre. Sus notas han sido escogidas para representar la energía libre y salvadora.

Un diálogo entre las fuerzas de los elementos y la protección de la madera. La naranja amarga aporta esa chispa ácida y energizante que caracterizaba a la fragancia previa, sin embargo ahora rejuvenece conviertiéndose en un jugo mucho más fresco. El frasco se moderniza recordando a una estalagmita cristalina y cerrado con el simbólico hilo naranja de la casa. Su creador, Jean Claude Ellena, máximo representante de la perfumería francesa, vuelve a colocarse una medalla gracias a este lanzamiento. Elegante y desenfadado, el aroma promete convertirse en imprescindible para la próxima temporada.

Búsquedas relacionadas: