Aunque últimamente hemos escuchado muchos casos que se centran en el acoso escolar, hoy en día son muchas las personas que sufren de acoso en su trabajo  o lo que conocemos en muchos lugares como mobbing. Aunque parezca un problema nuevo, el acoso laboral es un problema que lleva años en nuestra sociedad y que a muchas personas les complica el ir a trabajar cada día, además, los expertos han dicho que es una de las peores amenazas hacia  el equilibrio mental de cualquier persona.

Por otro lado, la OMS (organización mundial de la salud)  dice que se entiende por mobbing cualquier situación de violencia o acoso en el trabajo, que vaya dirigida a una persona con el único fin de asilarlo del resto del grupo.  Normalmente, para este fin, se llevan a cabo conductas crueles y muy hostiles que tienen como fin la tortura psicológica y a veces física

El acoso laboral se puede dar de las siguientes formas

  • Rumores y calumnias hacia una persona
  • Aislamiento o exclusión del grupo
  • Insulto o motes despectivos
  •  Ignorar a una persona y no dejar que participe en el grupo
  • Amenazas.

Qué consecuencias tiene para las victimas el acoso laboral

El acoso laboral  tiene consecuencias muy malas para las personas que lo reciben a nivel psicológico, ya que les genera angustia y depresión. Esto lleva a posibles problemas físicos como pérdida de peso o perdida de pelo y dolores de cabeza frecuentes pudiendo repercutir en migrañas.

El rendimiento del trabajador que sufre acoso laboral, al igual que el rendimiento de un estudiante que sufre acoso escolar, cae.

Qué pasa con la empresa

Aunque parezca que las consecuencias del acoso laboral solamente lo recibe la persona que las sufre, las empresas también son las grandes perdedoras en este tipo de problemas, ya que los trabajadores tienen un mal rendimiento y al final, más del 70% de los empleados acaban pidiendo la baja.

 

 

 

 

Autor: Reme.