Hace pocos años, los ejercicios de estiramientos estaban considerados para el antes y el después de practicar alguna actividad física. Su fin era evitar posibles lesiones. Hoy en día, a esta disciplina se le considera un deporte con características propias. La flexibilidad es uno de los principales pilares a la hora de conseguir una buena condición física. La mejor forma de trabajar esa cualidad son los ejercicios de estiramiento.

Cualquier persona que realice algún deporte como, aeróbic, natación, footing, tenis entre otros, debe realizar estiramientos antes y después de cada sesión. Es la mejor forma de calentar los músculos y articulaciones. Posteriormente al ejercicio también se consigue que la musculatura vuelva a un estado normal.

skeeze / Pixabay

Por todo ello, actualmente se considera al stretching, una disciplina en sí misma, con características propias, hasta el punto que muchos gimnasios ofrecen clases únicamente de estiramientos.

Son unos. Lo más importante de esta disciplina es mantener el estiramiento sintiendo la tensión en el músculo que se trabaja pero sin sentir dolor. Desde estas líneas se explican algunos ejercicios para trabajar grandes grupos musculares, ejecutados de abajo a arriba.

Gemelos

Situados frente a una pared, apoyarse en ella con los dos brazos. Una pierna queda flexionada delante y la otra estirada en posición retrasada. En esta posición se trabaja el gemelo de la pierna que está detrás. Para que el ejercicio se realice correctamente es necesario cumplir dos aspectos claves. El primero es que el talón de la pierna retrasada esté bien apoyado en el suelo. El segundo es que los dos pies deben permanecen alineados de forma perpendicular a la pared.

Cuadriceps

Consiste en estirar la parte anterior de la pierna. Para ello, hay que permanecer de pie y, si fuera necesario, se puede apoyar sobre algo que permita mantener un buen equilibrio. Cuándo se está preparado, se debe sujetar el tobillo de la pierna que se quiera estirar y llevar el pie hacia atrás, flexionando la rodilla. Para que el ejercicio sea más efectivo, es importante conseguir que el talón llegue lo más cerca posible del glúteo.

Abductores

Con este ejercicio se trabajan los músculos que están en la parte interna de la pierna. Hay que situarse en posición mariposa, esto es, sentarse con las plantas de los pies apoyadas una en otra. Después se trata de abrir las piernas ayudándose de los codos. No es necesario hacer movimientos demasiado bruscos, ni conseguir una apertura total. Lo más importante es llegar a la posición en que se note cierta tensión.

Isquiotibiales

Esta musculatura se encuentra en la parte posterior de la pierna. Para estirarlo hay que sentarse manteniendo una pierna estirada y la otra flexionada de forma que la planta del pie toque la pierna extendida. A continuación, hay que acercar el tronco hacia el pie de la pierna estirada, llevando los brazos hacia él. Si no se puede, no es necesario tocar el pie, basta con aguantar hasta la posición en que se note el músculo estirado.

Dorsal

A este ejercicio se le considera un clásico. Hay que colocarse de pie con las piernas semiabiertas y las manos en la cintura. A partir de aquí, comienza un movimiento lateral de todo el tronco, a la vez que se levanta el brazo contrario a al sentido que se realiza el estiramiento. Lo más importante de este ejercicio es que la cadera permanezca en su sitio, sin balancearse.

Lumbares

De rodillas y sentados sobre los talones, se deben extender los brazos hacia delante, hasta notar tensión en la zona lumbar. Es uno de los ejercicios con los que se consigue mayor relajación.

Pectoral y biceps

En posición de pie, se unen las dos manos por detrás de la espalda, con las palmas mirando hacia ésta. Las manos siempre deben estar por debajo de los hombros en posición diagonal al cuerpo. Precisamente se trata de no levantar los brazos demasiado.

Triceps

Este último ejercicio resulta sencillo. Permanecer de pie, levantar los dos brazos y flexionar los codos. Después dirigir una de las manos hacia la parte central de la espalda. Para mantener la tensión hay que sujetar el codo del brazo estirado con la otra mano.