La cocina es, para muchos, el corazón de sus hogares, por lo que suele ser el lugar en el que se centran a la hora de buscar un diseño que se ajuste a sus gustos y también a sus necesidades, dependiendo de si el espacio es amplio o reducido.

Lo cierto es que, sin importar el tamaño de la habitación, siempre se puede lograr algo fantástico. Lo que se necesita es paciencia y mucha inspiración.

Diseños de cocinas para todos los estilos

Una tendencia que ya lleva varios años en la mayoría de los diseños de cocinas consiste en colocar un mesón en el medio de la cocina (también conocidos como islas) y sobre él, generalmente, se coloca el tope de cocina y funciona como desayunador. Es un lugar espacioso para cocinar y le da más versatilidad a la cocina. Alrededor de él se organiza el resto de los muebles y elementos. Las tonalidades y colores deben coincidir entre todos ellos.

Un elemento elegante y muy necesario son las campanas extractoras, para eliminar de manera más sencilla los olores y gases que se producen mientras se preparan alimentos. Al ir sobre el mesón, da la ilusión de que es una “cocina flotante” y es una tendencia que se ha estado utilizando bastante.

En el área del desayunador se utilizan sillas altas, para mayor comodidad y alcance a la hora de comer. Hay una gran variedad de sillas modernas de este tipo para todos los diseños y gustos.

En los diseños de cocinas se busca hacer más sencilla la vida de las personas, razón por la cual se emplean más muebles funcionales. Aquellos que son fáciles de abrir y cerrar, con varios compartimentos ordenados y versátiles.

Los colores más utilizados en los diseños de cocinas

En cuanto a paleta de colores, nunca hay restricciones en lo que a la cocina se refiere. Aunque predominen los tonos blancos, grises y de madera, los colores vivos también son muy empleados, como el vinotinto, el verde o el azul.

Generalmente, los detalles son hechos en madera o acero inoxidable, o una combinación de ambos. Estos elementos crean armonía con cualquier color que se elija para los muebles en los diseños de cocinas.

También se busca que las tonalidades coincidan con la iluminación, en el caso de que se utilicen bombillos amarillos o blancos. En los diseños más actuales, se emplean los “ojos de buey” y lámparas flotantes alargadas.