Seguramente hayas oído hablar de la dieta macrobiótica esa que utilizan los famosos para adelgazar. Gwyneth Paltrow, Julia Roberts o Madonna ya se han declarado fans de esta dieta vegetariana tan popularizada. Esta dieta nacida en Japón no sólo trata de hacer que los que la siguen pierdan kilos sino también que disfruten de un bienestar equilibrado en su organismo. La idea principal de esta dieta es dejar de consumir alimentos perjudiciales para la salud, como el alcohol, el tabaco, la sal, el azúcar o las grasas saturadas.

En la dieta macrobiótica los alimentos principales son las frutas no procesadas, las verduras, las legumbres, los granos integrales y otros alimentos integrales. Se aconseja siempre tomar los productos que son de temporada y mejor todavía si los ha cultivado uno mismo o agricultores del área local. La idea es comer todos estos alimentos sanos masticando bien la comida, despacio y sin cantidades excesivas.

Este tipo de dieta divide a los alimentos en Ying y Yang.

Los alimentos Ying son aquellos que no se deben consumir a menudo: alimentos con colorantes y conservantes, alimentos procesados, especias, vitamina C, almejas, huevos, embutidos, pan blanco, lácteos, remolacha, ajo, tomate, berenjena, patatas, frutas tropicales, bebidas alcohólicas, miel y azúcar.

Los alimentos Yang son los alimentos necesarios pues su energía es tonificante: vegetales cultivados sin pesticidas, vitaminas A, B6, D, E y K, algas marinas, legumbres, avena, mijo, cebada, maíz, centeno, trigo y ocasionalmente pescado. Siempre es importante que estos alimentos se preparen al vapor y cocinarlos con sal marina y sin yodo.

Autor: Raquel.