Los desayunos que adelgazan son aquellos equilibrados que te ayudan a afrontar la mañana con energía y no te causan picos de azúcar que puedan hacerte caer en la tentación de comerte a media mañana una caja entera de donuts. Estas son algunas sugerencias que te harán más fácil la dieta. Son variadas y para todos los gustos.

– Desayuno 1: una opción ligera.

Un café con leche desnatada, un yogur desnatado y un puñado de arándanos. Es una opción ligera pero muy saludable. El café con leche y el yogur tienen propiedades saciantes, por lo que nos vamos a sentir llenos con poco alimento. Los arándanos son antioxidantes y muy ricos en vitamina C, por lo que son una buena manera de comenzar el día.

Es un desayuno perfecto cuando se quiere perder peso pero se necesita comer más a media mañana. Con este desayuno se puede tomar a media mañana otro café con una tostada y no estaremos excediéndonos en la cantidad de alimento ingerido.

– Desayuno 2: para días en los que tienes que poder con todo.

Un café con leche desnatada o una infusión y dos tostadas de pan integral con jamón serrano y aceite de oliva virgen. Es todo un clásico de los desayunos y es perfecto para aguantar toda la mañana tomando tan solo otro café o una infusión a media mañana. Hidratos de carbono, necesarios por la mañana, proteínas con el jamón y grasas saludables del aceite de oliva virgen. Se puede añadir tomate y sería perfecto al meterle algo de fruta.

– Desayuno 3: para quienes quieren algo salado.

Unos huevos revueltos con jamón dulce o jamón de pavo pueden ser una perfecta manera de comenzar el día. Usa un huevo completo y añade las claras que desees para tener una tortilla más grande pero sin más grasa. Las claras las puedes comprar embotelladas y de este modo no desperdiciarás huevos. A media mañana puedes tomar un café y una pieza de fruta.

-Desayuno 4: para los clásicos americanos.

Seguro que más de una vez has visto en televisión como se desayunan unas tortitas que parecen la mar de atractivas. Puedes hacerlas en tu casa usando, por ejemplo, harina de konjac, muy baja en calorías. Hay marcas que ya comercializan preparados para hacer tortitas con konjac. Se trata de una raíz que no tiene calorías y que con el agua hincha en el estómago, por lo que es altamente saciante. Puedes acompañarlas con algún sirope dietético.

Como a media mañana tendrás hambre, aprovecha para tomar un yogur y una pieza de fruta y tendrás un desayuno totalmente equilibrado.

– Desayuno 5: para cuando tienes mucha hambre.

Es un desayuno calórico pero que a la vez ayudará a tu dieta. Estamos hablando de las típicas gachas de avena, pero realizadas con salvado de avena en lugar de con la harina completa. Usa el salvado como si fuera la harina y prepara unas gachas con tres cucharadas de salvado y leche desnatada. Puedes añadirle un poco de aroma de vainilla y canela en polvo. Te sentirás muy saciado durante mucho tiempo. Seguramente no necesites tomar nada a media mañana, pero puedes tomar un café o un yogur.

– Desayuno 6: para días especiales

Prepara una macedonia con diferentes frutas y alíñala con un yogur. El exceso de fruta no es lo más recomendable para una dieta para bajar de peso así que si desayunas esto estarás consumiendo tu fruta diaria, pero también le estarás dando a tu cuerpo mucha azúcar de una vez que seguro que agradecerá en días especiales en los que estás de antojo.

A media mañana puedes tomar un café con una tostada pequeña para darle al cuerpo algo de hidratos que te ayuden a continuar la jornada.