Cuando buscamos consejos sobre cómo favorecer el crecimiento mental de nuestro bebé una de las palabras que más se oyen en todos los lugares es «estimulación».

Juguetes para favorecer la coordinación motora, dominio del espacio y desarrollo de los sentidos: canciones, sonajeros, móviles, objetos luminosos, mantas gimnasio… y todo en distintos colores y texturas para que no haya una neurona por estimular. Debemos tener mucho cuidado y no acabar sobreestimulando al bebé, ese bombardeo constante de información le puede aturdir y hacer que se desconcentre, que esté inquieto y molesto. No hay que olvidar lo importante que es su descanso, por eso la habitación también debe ser un espacio armónico en el que se encuentre tranquilo y calmado.

Cuando decores su habitación elige tonos cálidos que den sensación de amplitud; los tonos pastel favorecen la tranquilidad, le ayudan a conciliar el sueño y ayudan a que éste sea reparador. Cuando escojas un juego de sábanas infantiles no compres colores estridentes, estampados llamativos ni crudos como el rojo o el naranja. Según la cromoterapia son buenos el verde y el azul suaves; el verde reduce la tensión, es relajante y aporta equilibrio; el azul ejerce un efecto calmante, ayuda a conciliar el sueño y aporta armonía y serenidad.

El blanco es un color ideal ya que da paz, estabilidad, calma, armonía, pureza y limpieza. Aunque se sabe que el amarillo estimula la capacidad intelectual no es recomendable para el cuarto de los bebés; además debes saber que el blancotambién estimula su intelecto además de su imaginación. Mejor comprar un juego de sábanas infantiles de color blanco con adornos suaves en otros colores para que complementen éste ya que la desventaja del color blanco es que puede irradiar cierta frialdad para los niños muy pequeños.

Autor: Revista Feminity.