El mundo está totalmente conectado a través de internet y, aunque algunos románticos aún se resisten a utilizar los recursos que la red pone a su disposición, las opiniones de los portales para encontrar pareja son cada vez más positivas. La falta de tiempo hace que sea frecuente utilizar la web para encontrar personas con las que tener una aventura, un encuentro casual o establecer una relación de pareja. Por eso, aquí van algunos consejos sobre cómo usar adecuadamente las páginas de citas.

Tener claras las intenciones

Lo primero y más básico es saber qué se está buscando. Ser honesto con uno mismo ayudará no solo a decidir dónde crear un perfil sino que también permitirá una interacción con otros usuarios más clara y fluida. No es lo mismo contactar con una mujer que busca una aventura (si lo que quieres es una relación estable) que intentar conocer a alguien que quiere lo mismo que tú.

Rellenar el perfil correctamente

Al igual que es importante ser honesto con lo que se busca, también es clave crear un perfil sincero. Poner una fotografía reciente, dejar claro qué se está buscando, cuáles son los gustos, aficiones e intereses así como destacar esos aspectos que le hacen a uno diferente del resto ayudarán a conocer gente compatible y, por tanto, a que las posibilidades de éxito sean más altas.

Cuidar la imagen

Aunque ya se sabe que a la hora de conectar con otras personas el físico no lo es todo, también es necesario tener en cuenta que a la hora de establecer conexiones en páginas de citas la imagen es el primer punto de contacto entre dos personas. Es importante cuidar qué fotos se suben a estas webs, optando por aquellas en las que resalten los puntos fuertes, que sean naturales y que puedan dar detalles relevantes de la persona. Un pequeño tip, se deben colgar al menos una foto del rostro y otra de cuerpo entero.

Conversar, todo un arte

Al no estar cara a cara con la otra persona es importante cuidar el lenguaje que se utiliza. Para evitar que las palabras se malinterpreten es mejor guardar las formas durante los primeros compases de la conversación. Si uno es gracioso, debe aprovecharlo, pero sin llegar a ser cargante (todos hemos aborrecido alguna vez a ese amigo que no para de contar chistes). Escribir correctamente también es un básico (las faltas de ortografía dan muy mala impresión). También son puntos a favor dar buena conversación e interesarse por la otra persona de manera que el diálogo sea fluido. Eso sí, si dejan de contestar es posible que la otra persona haya perdido el interés y es totalmente desaconsejable seguir insistiendo.