Determinar cuánto duran las pestañas postizas va a depender en gran parte del trato que se les otorgue y también de la calidad de las mismas. Incluso las pestañas más baratas y sencillas pueden reutilizarse varias veces si se tratan con cuidado y se siguen unas sencillas pautas para su conservación. Las de buena calidad pueden durar hasta un par de meses usándolas de manera habitual.

Es importante señalar que vamos a hablar de las pestañas postizas que se colocan enteras, en una sola tira, ya que son las más habituales. Si se usan pequeños mechones el procedimiento será más o menos el mismo, pero habrá que trabajar mechón a mechón.

Lo primero que hay que hacer es colocarlas correctamente, ya que si no lo hacemos corremos el riesgo de que se caigan y las perdamos. Para eso, hay que extender una capa de pegamento para pestañas por el borde de la línea del ojo. La capa debe de ser fina y no demasiado ancha. A continuación, se pone también un poco de pegamento en las pestañas y se colocan con cuidado. Esta doble capa de pegamento, que siempre tiene que ser fina, garantiza que quedarán bien adheridas y no se caerán.

Con un bastoncillo de algodón se pueden limpiar los restos de pegamento que puedan haberse quedado fuera de la pestaña y, una vez pintada la línea del ojo, el resultado debe de ser bastante natural y no deberían de caerse en todo el día.

Quitar las pestañas postizas

Uno de los aspectos que más influyen en cuánto duran las pestañas postizas es la manera de quitarlas. Algunas mujeres tiran de ellas directamente, lo que hace que resulte más probable que se rompan. Lo mejor es abrir el agua caliente y dejar que el vapor dé directamente en el rostro. Este vapor ayudará a que el pegamento se ablande.

A continuación, se sujeta la pestaña por un extremo y se desprende suavemente. Puedes sujetarlas con unas pinzas o con los dedos, pero siempre debes de tirar desde la parte de las pestañas más próxima a la piel. Según se desprenda un trocito, avanzas para sujetarlas nuevamente cerca de la piel y así evitar que rompan. En lugar de hacer toda la fuerza sobre las pestañas es mejor que tires suavemente de ellas y, una vez que están tensas, presiones en la piel del párpado con un bastoncito, muy suavemente, para que se vayan despegando.

La limpieza de las pestañas postizas

Una vez que has conseguido desprender las pestañas postizas debes de limpiarlas bien. Con un algodón impregnado de desmaquillante para ojos limpia las pestañas cuidadosamente. Procura que no quede nada de máscara. Usa unas pinzas de depilar para retirar todos los restos de pegamento de la parte trasera.

Es importante limpiar el pegamento justo después de quitar las pestañas, ya que si dejas que se seque estará más duro y será más complicado. Una vez que las pestañas están limpias colócalas en la caja en la que vinieron para que se guarden con la forma correcta. Si sigues estos pasos, te sorprenderá ver cuánto duran las pestañas postizas.