Son muchos los que se preguntan cuánto cuesta operarse la nariz. No en vano es la operación de cirugía estética más demandada en España. Pero lo cierto es que todo va a depender del diagnóstico del paciente, del tipo de intervención por el que opte y también si es o no la primera vez que se arreglan la nariz.

Las operaciones de nariz se llevan a cabo tanto por hombres como por mujeres y ganar autoestima es una de las principales causas para llevarlas a cabo, según las encuestas.

Existen dos maneras de cambiar la apariencia de la nariz: la rinomodelación y la rinoplastia. Vamos a ver en qué consiste cada una de ellas y el precio que tienen estas intervenciones.

La rinomodelación

La rinomodelación es una técnica de medicina estética que permite cambiar ligeramente la forma de la nariz sin necesidad de una intervención quirúrgica. Es una técnica que cada vez avanza más y actualmente permite agrandar ligeramente el tamaño de la nariz, elevar un poco la punta e incluso conseguir que una nariz con un pequeño caballete se vea más recta o estrechar las aletas.

Los cambios que se llevan a cabo con la rinomodelación se hacen frecuentemente mediante infiltraciones que pueden ser de ácido hialurónico, en cuyo caso se trata de cambios temporales ya que este es reabsorbido por el organismo, o de productos como el filler metacrill que ofrece resultados de carácter permanente.

Es una intervención económica, todo dependerá de lo que se quiera cambiar y modificar pero los precios pueden partir incluso de los 300 euros para las rinomodelaciones más sencillas. Lo habitual es que el precio oscile entre los 800 y los 1000 euros.

Se lleva a cabo con anestesia local o con una ligera sedación y el paciente se va a casa a las pocas horas. Aunque puede haber una ligera hinchazón,  es algo suave que pasa rápidamente, lo mismo que las molestias.

La rinoplastia

La rinoplastia es una técnica de cirugía estética que permite modificar la estructura de la nariz. Ya no hablamos de pequeños cambios como los de la rinomodelación, sino de cambios que afectan al tamaño, pudiendo reducirla o aumentarla, cambiar la forma del tabique, variar el ancho, etc.

Es una intervención que se puede llevar a cabo en algunos casos con anestesia local y sedación, pero lo habitual es que requiera anestesia general y al menos un día de hospitalización.

No todas las rinoplastias que se llevan a cabo tienen un motivo estético, también puede haber razones médicas para pasar por quirófano. Un tabique desviado, por ejemplo, es una de las razones más comunes para operar la nariz y poder respirar mejor. Algunas personas, de paso que se enderezan el tabique, aprovechan para realizar cambios en su nariz y verse mejor.

Una rinoplastia primaria cuesta de media entre 4.000 y 6.000 euros dependiendo del tipo de operación y también de la clínica en la que se realice. Es importante señalar que el precio es orientativo ya que puede haber clínicas con todas las garantías que cobren menos y otras que cobren incluso el doble debido al renombre del lugar o del cirujano que lleva a cabo la intervención.