En una conferencia ofrecida a la Universidad Carlos III de Madrid, Aitor Gabilondo, creador, guionista y productor ejecutivo de El Príncipe (junto con César Benítez), reveló algunos de los secretos mejor guardados de la serie, como la selección de los actores, las dificultades a las que se enfrentó para que su proyecto fuera aceptado, o su visita a Ceuta para dar mayor realismo a la producción. La idea de crear una serie que trata diversos temas, tales como agentes ocultos, Yihadismo, narcotráfico, todo ello envuelto en una historia de amor, surgió de una noticia real que el co-creador, Aitor, leyó en los medios acerca de agentes del CNI infiltrados. Tras hacer el primer borrador y presentarlo a diferentes cadenas españolas, la respuesta que recibió fue un no rotundo, ninguna de ellas quería apostar por un proyecto tan dispar y ambicioso, pero la constancia y persistencia de los productores dieron sus frutos: Telecinco acabó aceptando la idea y puso en marcha la creación de la serie.

Una vez aceptado el proyecto, los creadores viajaron al escenario de la trama: el barrio ceutí de El Príncipe, con la finalidad de captar la esencia, costumbres y realidad de la ciudad y así plasmarlo en la serie. Tras hablar con varias personas y conocer no solo el funcionamiento de barrio, sino el ambiente que allí se vivía, Aitor y César se dispusieron a dar forma a cada uno de los personajes y tramas de la serie. En primer lugar, el negocio de la droga (del que viven muchas familias de El Príncipe) debía colocarse en la cabeza de la trama, después, se fueron uniendo cabos para ligar el Yihadismo (durante 2013 fueron detenidas 8 personas acusadas de reclutar yihadistas en Ceuta) con la historia de amor de los protagonistas. Aitor afirma que “el éxito de la serie se fundamenta en lo enigmático que es el mundo oriental para nosotros” y por ello decidieron mostrárnoslos, incluso la familia protagonista era musulmana. Lo más sorprendente fue conocer que la grabación de la serie no tiene lugar en el barrio ceutí, como la mayoría de espectadores creíamos, sino que el rodaje es en Madrid, y mediante un sistema llamado croma insertan los paisajes del barrio en la grabación. Este proceso lo lleva a cabo la empresa estadounidense Stargate Studios en Los Ángeles, por lo tanto, grabar un episodio supone un costoso trabajo.

El siguiente paso, y quizás el más importante, fue la selección de los actores. En un primer casting se seleccionaron varios actores musulmanes que encajaban perfectamente en el papel, aportando credibilidad, pero enseguida se pensó que el público no llegaría a empatizar con ellos, por lo tanto buscaron actores con una belleza más “comercial”. En el segundo casting apareció Hiba Abouk, la cual impresionó a todos, en principio por su notable belleza, y luego por su relación con el personaje de Fátima, ya que la joven proviene de una familia musulmana y algunos de los dilemas que se le plantean al personaje ficticio los ha vivido en primera persona. Luego apareció Rubén Cortada, el cual era perfecto para el papel de Faruq, pero había un problema: su acento cubano, pero el actor que sabía que nadie encarnaría al personaje mejor que él, acudió a logopedas hasta que su acento desapareció. En cuanto a José Coronado, nos cuenta Aitor que fue “impuesto” por la propia Telecinco aunque “fue una imposición bastante agradable” puesto que el actor es un gran profesional. El mayor dilema fue elegir quién interpretaría al agente Morey, tenían muchos candidatos pero no estaban muy convencidos, aunque finalmente se decantaron por Alex González y según Aitor, “fue un acierto”.

No hay fechas confirmadas para el estreno de la segunda temporada  y última de El Príncipe, lo que si podemos afirmar es que la nueva entrega vendrá cargada de tramas e historias que harán vibrar al espectador. ¿Qué pasará entre Fátima y Morey? ¿Acabarán con el líder la Yihad en Ceuta? Para dar respuesta a tantas preguntas, a los fans de la serie solo nos queda ser pacientes y esperar.

Fuente de la imagen: Mediaset

Autor: Minerva Marcos. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. Interesada en el mundo que me rodea y en conocer más sobre él.