La mejor crema para pieles atópicas es aquella que nos recomiende el dermatólogo. Y no debería de haber mucho más que añadir a esta afirmación. Pero vamos a sustentarla con argumentos para aquellos que todavía siguen guiándose por publicidades que son verdad a medias.

Los niños son delicados

Frase típica donde la haya pero que no deja por eso de ser cierta. La piel de los niños es extremadamente delicada. Es por este motivo que tantos bebés acaban desarrollando piel atópica. Cuidar su piel no puede ser un juego, ni un experimento. No vale preguntar a otras mamás como lo hacen ya que si aplicamos una crema demasiado agresiva para su piel podemos hacerle más daño y conseguir que lo pase realmente mal.

El dermatólogo es el experto en la piel y quién mejor sabe de pieles atópicas. Y aun así no siempre va acertar a la primera ya que muchas veces sucede que este tipo de pieles no son fáciles de tratar y el médico tiene que hacer varios intentos antes de dar con el producto adecuado. Aun así, el niño siempre estará bajo control y no habrá riesgos.

Cada persona es un mundo

Totalmente cierto, no todos somos iguales y tampoco lo son nuestras pieles. Por eso, la piel atópica de un bebé no tiene por qué ser idéntica a la de otro ni mucho menos a la de un niño. Y como mundo que somos estamos en constantes cambios, por eso la crema que funciona al bebé para una dermatitis atópica puede dejar de funcionarle con el paso de los años, cuando la piel cambia.

Para evitar esto están los controles periódicos que puede hacer el pediatra. Solo en los casos en los que se vea que hay un problema nos derivará al especialista para que nos ayude a encontrar la mejor solución en un momento determinado.

Ciertas cremas no se publicitan

Se trata de cremas que tienen medicamentos en su composición y que pueden ser fundamentales para tratar ciertas dermatitis atópicas. Al no publicitarse no se conocen, no son las típicas que dan en la farmacia cuando el bebé se irrita por el pañal.

Pero el dermatólogo sí conoce estas cremas, así como el médico de cabecera. Por eso, recomendará las más adecuadas para cada momento y evitará que se pueda estar perdiendo el tiempo con productos que no son adecuados y que no van a frenar el problema, el cuál puede continuar avanzando con brotes más fuertes

Con la salud no se juega

El problema de la dermatitis atópica es un problema de salud y no debemos de automedicarnos ni siquiera para elegir una crema. No se trata de un problema menor, al bebé le pica, se sentirá incómodo y se rascará. Al rascarse se producirá heridas y estas heridas pueden dar paso a las infecciones. No hay que arriesgarse a ello.

Para cada problema hay un especialista. El de la piel es el dermatólogo, no lo olvides. Él será quién ayude al bebé o al adulto (que también hay adultos que la padecen) para conseguir calmar la piel y evitar nuevos brotes.