En España está prohibida la venta de óvulos, pero no la donación de óvulos con compensación económica. Esta compensación está fijada entre 800 y 1000 euros por ley, con lo cual las clínicas tienen que pagar una cantidad comprendida en estos márgenes.

El dinero no se paga por óvulo y es algo que la donante debe de tener claro. En cada extracción, se consiguen tantos óvulos como sea posible y la indemnización es la misma cuando se consiguen diez que si no se consigue ninguno.

Es posible donar óvulos más de una vez, pero el número máximo de hijos que pueden nacer a partir de óvulos de una misma donante es de seis. Por eso, lo habitual es que se realicen una o dos donaciones, ya sean en la misma clínica o en clínicas diferentes.

Dado que los datos de la donante son anónimos para las que reciben la donación pero no para el sistema, si una mujer a partir de cuyos óvulos hubieran nacido ya seis niños quisiera volver a donar, simplemente no podría hacerlo. De existir más óvulos, estos se destruirían.

¿Qué molestias son las que son compensadas?

La donación de óvulos con compensación económica tiene lugar debido a que la donante va a tener que soportar toda una serie de pruebas y molestias. Para empezar, tendrá que someterse a un tratamiento de estimulación hormonal y, como todos los tratamientos hormonales, tiene algunos riesgos y también incomodidades.

Los óvulos se extraen mediante una punción que se realiza por vía vaginal. Ese día, la donante tendrá que estar en reposo absoluto y puede tener dolor y sangrado. Además de todo esto, también se compensa por los desplazamientos a la clínica, que son varios.

Muchas mujeres que realizan una donación optan por donar dos veces prácticamente seguidas, de esta manera cobran el doble de dinero y sienten que la donación les compensa un poco más. En cualquier caso, el dinero no debería de ser el móvil para realizar este tipo de donaciones.

¿Qué ocurre si la donante se vuelve atrás?

Todo depende del momento en el que la donante decida retractarse. Si los óvulos ya han sido donados a una receptora no hay posibilidad alguna de volverse atrás pero si no ha ocurrido esto, siempre existe la posibilidad de cambiar de idea. Es decir, la donante puede arrepentirse durante el tratamiento, ya que una vez que se quitan los óvulos ya estaría todo decidido.

Lo que hay que tener en cuenta es que en el momento en que la donante se eche atrás la donación de óvulos con compensación económica queda anulada. Esto quiere decir que no solo no va a recibir la compensación económica pactada, sino que además va a tener que pagar los tratamientos que se le hayan hecho hasta ese momento.

Por tanto, si no se tienen las cosas claras, lo mejor es esperar hasta saber exactamente si se quiere o no donar, ya que de lo contrario cambiar de idea puede salir realmente caro.