Croquetas caseras jamón y pollo

De acuerdo, la operación bikini ya está en marcha, pero puedes permitirte un capricho de vez en cuando, sobre todo si sus ingredientes son sanos. Y, pensando en la familia, ¿a quién no le gustan las deliciosas croquetas caseras? Es una opción que agrada a todos y muy económico. Un plato típico en los hogares españoles que nuestras madres y abuelas dominan a la perfección y cuya preparación no es tan difícil como crees. La receta es muy sencilla y, conseguir unas croquetas suaves y sabrosas, únicamente, requiere paciencia y mano.

¿Preparada? A continuación te mostramos cómo preparar unas deliciosas croquetas caseras rellenas de jamón y pollo.

Ingredientes (4 personas):

–          200 gramos de pechuga de pollo

–          150 gramos de jamón

–          4 cucharadas de harina

–          3 huevos

–          ½ litro de leche

–          Aceite de oliva

–          Pan rallado

–          Sal

Lo primero que tenemos que hacer es preparar la masa. Ponemos en un cazo con agua y sal a hervir para cocer un huevo. Mientras se cuece, trocearemos en pedazos pequeños la pechuga de pollo y el jamón serrano. Cuando el huevo se halla cocido, lo troceamos igualmente.

A continuación, ponemos una sartén a calentar con aceite y freímos el huevo, el pollo y el jamón durante 5 minutos. Pasado este tiempo, añadimos 4 cucharadas de harina y removemos bien para que la harina no quede cruda. Después añadimos poco a poco la leche y removemos lentamente según vaya espesando.

Ahora, en una bandeja, deberemos dejar que enfríe la masa. La metemos en el frigorífico durante 2 ó 3 horas. Una vez enfriada, preparamos un cuenco o un plato con dos huevos batidos y el pan rallado. En cucharadas, pasamos la masa por el pan, después por el huevo y, de nuevo, por el pan rallado. Una vez hemos preparado toda la masa siguiendo el mismo procedimiento, ponemos aceite en una sartén, de manera que cubra hasta la mitad de las croquetas, y empezamos a freír.

Como habrás podido comprobar, este plato precisa tiempo y paciencia, pero es una magnífica forma de aprovechar nuestras sobras de pollo y jamón para convertirlas en un plato tradicional y delicioso.

Autor: Diane. Blogger desde 2006 es una apasionada de la cocina, aunque también le interesan los temas de New Age, Maternidad, Salud y Bienestar y Hogar.