Se ha dicho tanto sobre las cremas faciales que ya resulta casi imposible saber qué funciona y qué no. Es complicado saber si qué pueden hacer, qué es una exageración y qué es un total mito. Esto nos lleva a un gran problema de la actualidad: pensamos que las cremas sirven para cosas que realmente no y no sabemos que sí funcionan para otras cosas muy benéficas para nosotras.

Entonces, ¿qué es mito y qué es realidad?

Las cremas faciales y su función

Aunque existen muchos tipos de cremas y muchas pueden tener un “componente especial”, “componente recién descubierto” o bien “poseer el santo grial del rejuvenecimiento facial”, la verdad es que las cremas suelen tener un mismo propósito de fondo. Esto sin importar si la publicidad es, llamémosla dudosa, o no lo es.

El objetivo de las cremas siempre será evitar o atenuar las arrugas, líneas de expresión, manchas en la piel, etc. Las cremas faciales con efecto hidratante son especialmente útiles para evitar las arrugas. ¡Ojo! Si piensas que la piel solamente se deshidrata en lugares cálidos, piénsalo otra vez. Los lugares nevados también representan un peligro oculto: la nieve refleja muy bien todos los rayos del sol, lanzándolos directo a tu cara de nuevo, favoreciendo la aparición de manchas y arrugas. Esto también lo puede hacer la deshidratación. Las cremas con bloqueador solar y efecto humectante son perfectas para evitarlo.

Las cremas faciales que no funcionan

Una vez que aparecieron las arrugas, es extraordinariamente complicado desaparecerlas. Entonces las cremas que prometen hacerlo difícilmente serán de fiar. Pueden atenuarlas, eso sí y no por eso deberías dejar de consumirlas, solamente no esperes resultados de quirófano.

Las cremas que contienen colágeno… Estas son todo un caso aparte. Es verdad que el colágeno se presenta de forma natural en el cuerpo y es verdad que es lo que le da “soporte” y tensión a la piel. Es verdad que cuando disminuye la cantidad de colágeno la piel se arruga por falta de soporte. También es verdad que si se aumenta la cantidad de colágeno las arrugas disminuyen. Por último, es verdad que las cremas poseen colágeno. ¡El problema real radica en que el cuerpo no puede asimilar de esta forma el colágeno! Imagina una persona con alopecia que se unta crema con cabello para que le salga más cabello, ¡no funciona porque el cabello debe “nacer” desde dentro! El secreto no está en el colágeno, sino en el efecto humectante.