Si nunca habías escuchado mencionar una cosa tal como la contaminación acústica, pues es obvio que tampoco sabes en qué consiste y por supuesto, mucho menos en qué puede afectarte tanto a ti, como al ambiente en general, pero te lo vamos a explicar, para que en la medida de lo posible, si está en tus manos de alguna forma, ayudes a disminuirla.

En cierta medida se puede pensar que la contaminación acústica es nada más una petición de la famosa frase de Benito Lara, “El respeto al derecho ajeno es la paz”, pero no se centra nada más en eso, hay muchos factores que pueden cambiar y ser determinantes en lo que puede ocasionar en su entorno, por consiguiente es bueno conocerla.

¿Qué es la contaminación acústica?

Como puedes imaginar si tienes alguna idea de sonido o música, la contaminación acústica tiene que ver con el exceso de ruido, a diferencia de los otros tipos de contaminación, la acústica no se acumula por grandes periodos de tiempo en un espacio específico, tampoco entra en descomposición y no es tratada en plantas de reciclaje, pero si es dañina.

La contaminación acústica  básicamente es el exceso de ruido en un lugar específico, sea o no prolongado, aunque se puede generar más con facilidad en dichas ocasiones en que por algún motivo la molestia se prolonga demasiado tiempo; los causantes principales de este tipo de contaminación, como todas las demás, somos los humanos y se genera en mayor cantidad en las zonas industriales, de construcción y metropolitanas, en estas últimas, por el exceso de tráfico en las horas pico.

En las zonas metropolitanas también se puede generar contaminación acústica por las noches, principalmente en las que tienen atractivos turísticos de vida nocturna, como casinos, discotecas y cosas por el estilo, mucho más en las que no son reguladas por autoridades por tener afluencia de personas menor a las principales.

Consecuencias y daños

A diferencia del resto de tipos de contaminación, lo peligroso de la acústica es que puede causar daños sicológicos a los individuos que están expuestos a ella; no es algo que ocurra generalmente con las personas de la media de la población, pero en los pacientes de ansiedad y problemas clínicos siquiátricos, es común que generen mayor desesperación y empeoren los síntomas que atañen al paciente.

Por otro lado, buena parte del equilibro de la vida silvestre se extingue cuando las ciudades causan demasiado ruido cerca de zonas aún pobladas por animales, ya que muchos de éstos son dotados por la naturaleza con oídos más sensibles; el ruido excesivo los puede desorientar yen casos, hacerlos tomar la decisión de irse, en este caso, generalmente los animales mueren, pues sus entornos deben tener formas específicas, no como los humanos que nos adaptamos. Si huye del ruido y no encuentra un lugar apropiado a su condición y necesidad, el animal puede morir.

Ya hay legislaciones que regulan el ruido para disminuir la contaminación acústica, así que baja el volumen de tus aparatos para no pagar una multa.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.