Llega la Navidad, y con ella llegan además los gastos, los excesos, las reuniones sociales y, sobre todo, las prisas. Estas fechas, además de motivo de alegría y regocijo con los seres queridos, también traen consigo una dosis importante de estrés. Tanto es así que en muchas ocasiones es tremendamente complicado compaginar el trabajo, las compras y la preparación de los eventos con la atención y cuidado de nuestro look.

En esta ocasión vengo con una retahíla de consejos que van a facilitar la vida a todas las lectoras que no estén dispuestas a ser atendidas a las prisas en la peluquería. Ya sabemos que en estos locales las navidades son sinónimo de saturación. No hay buena disponibilidad de citas, nos atienden con ansias de que dejemos la silla con la máxima brevedad posible y en muchas ocasiones el trabajo que se realiza es subóptimo.

¡No desesperes! Si lo que quieres es cambiar el tono de tu cabello para poder sacar del armario esa ropa que ya no usas, o simplemente para llamar la atención en las fiestas a las que asistas o de las que seas anfitriona, puedes teñirte el pelo en casa. Por un lado, esto es más cómodo ya que puedes hacerlo en la intimidad de tu casa, cuidando al máximo de tu pelo y evitando tirones y peluqueras chismosas. Por otro lado, teñirse el pelo es sencillo, pero también es fácil incurrir en alguno de los muchos errores que puede cometer una primeriza. Entre los muchos fallos garrafales que se pueden cometer, el más habitual es pasar por la ducha antes de aplicar el tinte. Esto reduce la capacidad de penetración del componente colorante en el cabello. Por ello, se recomienda teñirse con el pelo sucio, e incluso mejor si el día anterior se usó fijador. Otro fallo habitual es el empleo de una cantidad excesiva de tinte. Hay que recordar que la utilización de cualquier producto químico sobre el cabello tiende a dañarlo. Este caso no es una excepción: un mal uso del producto puede llegar a causar quemaduras en el cuero cabelludo.

Para no arrepentirse, lo mejor es seguir las instrucciones de aplicación al pie de la letra. Recuerda que es mejor que te sobre tinte a que te falte. Cuanto más largo es tu cabello, más cantidad necesitarás para conseguir un resultado perfecto. Además de las instrucciones que aparecen en el envase (las cuales suelen ser concisas y a lo peor un tanto escuetas), contar con estos consejos de Schwarzkopf te facilitará alcanzar el resultado esperado sin sorpresas. La duración del procedimiento varía según la longitud de tu melena y el tipo de pelo, pero en cualquier caso deberías estar preparada para mantener tus brazos en alto durante un buen tiempo. ¡Cuidado! ¡Cansa si no estás acostumbrada! Ten todos tus bártulos a mano y usa ropa vieja para no echar a perder tus modelitos de calle, para poder trabajar con rapidez.

Cada día somos más las mujeres que optamos por teñirnos en casa. Se ha desmitificado la supuesta dificultad que el procedimiento entrañaba y ahora ya no confiamos en las peluquerías de barrio para estas tareas. Si todavía no lo tienes claro, puede que te interese consultar algunos trucos adicionales recopilados por la famosa revista de belleza, moda y vida saludable Elle.

Y hablando de salud, es recomendable realizar una pequeña prueba de alergia antes de comenzar a aplicarse el tinte. La mayor parte de los artículos para teñir el pelo que llegan al mercado son hipoalergénicos y es raro que causen complicaciones, pero tal como indica el blog para consumidores de Dia, las ventajas de teñirse en casa son muchas, pero siempre hay que hacerse la prueba de alergia.

Espero que estos consejos te ayuden a darlo todo en estas navidades y a tener un aspecto espectacular delante de tu familia y amigos. ¡Felices fiestas!