Si eres una persona tímida, habrán muchas situaciones a lo largo de la vida que te bloquearán, como tratar con desconocidos, hablar en público….Pues que sepas que la timidez es algo normal y puede vencerse. Vamos a proponerte unos consejos para ello.

Combate los pensamientos negativos

Cuando nos encontramos ante situaciones complicadas, la mayor parte de nuestros pensamientos negativos salen a la luz, para atormentarnos: «No lo voy a conseguir nunca», «Mi opinión no le interesa a nadie», «Se reirán de mí», etc.

El miedo es un temor muy habitual y nos paraliza por completo. Lo que debes hacer es pensar en esas ideas que aparecen en tu mente, y de verdad, pensar que no eres el centro del mundo, que no todo el mundo es tan maleducado, que tu opinión claro que importa, no te ningunees constantemente.

Ante todo, procurar relajarte

Cuando te enfrentas a una situación que pone a prueba tu timidez, empiezas a sudar, temblar, sonrojarte… En definitiva, tus emociones te controlan por completo y te bloquean. Como resultado, dejas de tener el control de tus capacidades.

Debes poner fin a esta situación, no debes permitir que tus emociones te manipulen y te anulen como persona.

Así que haz lo imposible por relajarte, respira tranquilamente y piensa en cualquier cosa que te haga sentir bien, que sea agradable y que te calme para hacer que esa presión disminuya.

Aprende a quererte

El origen de la timidez es la normalmente por la falta de confianza en uno mismo. Crees que no vales nada, que no interesas, que molestas, etc. Eso demuestra que no te quieres lo más mínimo.

Pero si intentaras cambiar la percepción que tienes de tu persona, quizá te daría menos miedo reafirmarte. Para ya de menospreciarte, de rebajarte y sé consciente de todas tus cualidades, que seguro que tendrás más de una. Sé sincera y objetiva, y enumera todos tus puntos fuertes, y así cuando te venga un momento en el que dudes de ti misma, recuerda por lo que vales.

 

Ponte a prueba ante situaciones que temes

Lo mejor para superar o vencer la timidez, es exponerte a situaciones que te dan miedo. Lo normal es que las evites para que no te causen ansiedad, pero así nunca mejorarás en esta área.

Hay que ser valiente y responsabilizarse del problema, enfréntate a tus temores, con mucha delicadeza. Empieza por pequeños pasos o desafíos cotidianos como por ejemplo «Mañana le preguntaré la hora a un desconocido». Poco a poco, aumenta la complejidad de las situaciones y verás como poco a poco, te convertirás en una mujer más segura y resuelta.

Si necesitas ayuda, no dudes en pedirla

Si tras intentar estos sencillos consejos no consigues superar tu timidez, no dudes en consultar con un profesional. Ante todo, no sientas vergüenza de tener que recurrir a un especialista, lo haces por tu bien, y por mejorar tu calidad de vida.

Lo habitual es que se recomiendan métodos de desarrollo personal, es decir, terapias de comportamiento y cognitivas para guiar al paciente y conseguir reafirmarse a sí mismo gracias a todo tipo de ejercicios y simulaciones.

 

 

 

 

Autor: Reme.