A lo largo de la vida de un ser humano, éste dedica un tercio de ella para dormir. Es aquí donde verdaderamente se demuestra la importancia de los dormitorios. Una importancia que es superior a cualquier otra parte del hogar. Esto hace que se tenga una serie de precauciones para que el abrazo de morfeo sea lo más apacible posible.

En primer lugar hay que tener en cuenta la decoración. Hay que evitar cualquier recarga del dormitorio por lo que el mobiliario no debe ser voluminoso. Además el color debe ser pálido lo cual dará mayor luminosidad. El fin de todo esto es conseguir que el dormitorio proporcione una mayor sensación de amplitud y de serenidad. En segundo lugar, y no menos importante, la cama. Este es nuestra principal fuente de descanso y por lo tanto debe ser una combinación perfecta de elementos, desde la elección del colchón hasta las sábanas y colchas, en este utimo aspecto  podemos destacar las colchas baratas que ofrecen muchas tiendas online con una relación calidad/precio.

Los materiales nobles son los más aconsejables a la hora de elegir el mobiliario ya que son los más saludables y más fáciles de limpiar. Lo mismo hay que tener en cuenta a la hora de elegir la pintura, siendo las más adecuadas aquellas que derivan de la cal o del silicato. El aspecto que más hay que cuidar en el dormitorio es el de la excesiva presencia de aparatos eléctricos. Sobre todo ahora que está tan de moda el tener televisión, cadena musical, despertador… junto a la cama.

Todos estos aparatos producen campos electromagnéticos que pueden ser la causa de ciertos trastornos como el insomnio, alergias o problemas nerviosos. Para ello hay que evitar tenerlos cerca de la cabeza y ventilar diariamente el espacio. Por último destacar la importancia de que la habitación de al exterior ya que así se favorecerá la ventilación con aire limpio. En este caso, hay que tener cuidado de que las ventanas estén bien aisladas para evitar un excesivo ruido.