La cocina es un espacio de la casa, donde a diario se pasan muchos momentos. Así que tomar la decisión de elegir el color ideal requiere su tiempo, estamos hablando de un sitio muy especial, donde cocinas, comes, te reúnes con amigos o familia, haces deberes con tus hijos, planificas tu semana…Es decir, puede que sea la habitación central de la casa.

Cómo usar el color en tu cocina

1. En una cocina que de por sí, está muy bien iluminada de forma natural, puedes amplificar el efecto de la luz, pintando las paredes de amarillo-dorado.

2. El color de las superficies de la cocina como los azulejos, encimera y el salpicadero pueden ayudarte a decidir qué color va mejor con el espacio. Si el color de estos elementos es oscuro o llamativo el de tus paredes debe ser como mínimo de dos tonos por abajo. Por ejemplo, si tienes una chimenea en la cocina de color café destacará si de fondo tiene un color almendra o un verde lima.

3. Si los estantes de almacenaje van a estar abiertos pueden ayudarte a crear acentos de color. Por ejemplo, si las paredes son blancas y los armarios abiertos también, pinta el fondo de azul aguamarina o verde brillante, así darás mucha vida a ese espacio.

4. Como la cocina tiene diversas funciones a lo largo del día, elegir un color que a veces sea casual y en otros sea sofisticado puede ser complejo, sin embargo puedes elegir los nuevos colores neutros que son el gris y el violeta pálido.

Una cocina de color violeta, será divertida a primera hora de la mañana, y conforme la luz del día cambie para la comida se convertirá en un sitio para conversar y para la noche, será de lo más sofisticado.

Autor: Revista Feminity.