Como cada verano la playa y la piscina se convierten en aliados imprescindibles para soportar las altas temperaturas, sobre todo si tenemos niños. Para los más pequeños jugar en el agua es, a la vez, un juego, una distracción y una actividad que mejora sus facultades psicomotrices, sociales y psicológicas. Pero para evitar tener algún sofocón en verano, te resumimos una batería de consejos para disfrutar del sol con los niños.

niño sol 3

Es importante favorecer ese contacto con el agua pero tomando unas simples precauciones que harán que nuestro verano pase sin contratiempos.

Lo ideal es que los pequeños asistan a cursos de natación regularmente, sobretodo a partir de los 4 años. Eso favorece su comprensión del medio acuático y les da los recursos físicos para reaccionar en caso de un ahogamiento potencial. Pero de no ser así las medidas a tomar son sencillas.

1.- Cumplir las normas: Lo primero es cumplir el reglamento de la playa o piscina en la que estemos y seguir los consejos de los socorristas. Si hay bandera amarilla evitar entrar en el agua más allá de la cintura puesto que las corrientes pueden arrastrarnos. Los pequeños deben estar acompañados por un adulto en todo momento. No basta un hermanito mayor. Un adulto está más capacitado y tiene más fuerza.

2.- Protección adecuada: Y sobretodo, llevar siempre una protección 50+. En caso de que el niño tenga menos de un año, se aconseja el uso de protectores solares que sólo contengan fotoprotector físico y sin perfume. A partir de esa edad, se pueden utilizar protectores con filtros químicos específicos para niños, sin perfume y resistentes al agua, tal y como recomiendan los expertos.

La protección debe aplicarse incluso en días nublados, ya que los rayos ultravioleta atraviesan las nubes y se reflejan en el agua, arena, hierba y nieve.

3.- Cuidado con las horas punta: No podemos olvidar que para ue los m´sa pequeños sobrelleven de la mejor manera la incidencia del sol , es recomendable abstenerse las horas punta de mayor radiación (12-17.00).

Según un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, tomar el sol sin usar protección ha contribuido a incrementar los casos de cáncer de piel (melanoma), tanto es así que, en nuestro país, atendiendo a los datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año se realizan alrededor de 5.000 nuevos diagnósticos de cáncer de piel.

4.- No perder de vista a los niños¡: En piscina, si el niño no sabe aún nadar tiene que entrar al agua con manguitos y permanecer en las zonas destinadas a su rango de edad.

El ahogamiento es la principal causa de muerte accidental en menores, atendiendo a las cifras aportadas por la Asociación Española de Pediatría, después de los accidentes de tráfico. Tanto es así que solamente en España, este tipo de accidentes representan el 13 por ciento de la mortalidad infantil.

Aunque estemos hablando con otros adultos, tomando un refresco u ocupados con otras cosas, nunca, nunca, quitar los ojos de encima a los pequeños. Recordad que bastan 2 minutos para que un menor pueda tener un accidente y solo 2 cm de agua¡¡. La distancia recomendada para tener al alcance a los más pequeños es la equivalente al tamaño de nuestro brazo.

5.- Digestión: Científicamente aún no se ha demostrado el mítico “corte de digestión” pero en cualquier caso, después de comer, la temperatura del cuerpo sube mientras hace la digestión y esto puede provocar un choque térmico al entrar en el agua. Así que es recomendable mojar antes muñecas, cuello, nuca y espalda.

6.- Por último, entre los consejos para disfrutar del sol con los niños no olvidemos que la mejor protección es la ropa preparada para prevenir del sol: bermudas, camisetas y gorras, sobretodo de tejido sunscreen, que no deja pasar los rayos UV.

 

Autor: Revista Feminity. Los artículos redactados por el equipo de Revista Feminity son aquellos que se refieren a las opciones y noticias sobre esta web, así como la edición de artículos enviados por usuarios a través de la sección COLABORA.