Muchas madres tienen más miedo a la lactancia materna que al propio parto en sí, principalmente porque cuando dan el pecho a su bebé, se llevan a cabo algunos errores en los cuáles no saben que están equivocadas y hacen que la lactancia materna sea un desastre. Para que este tipo de cosas no te pasen a ti te recomendamos que leas los consejos que vamos a darte a continuación. Una de las  cosas que hace que la lactancia materna no sea muy cómoda, es que tanto el niño como la mamá deben acostumbrarse el uno al otro. Muchas personas  nos dicen que la lactancia materna es algo natural, pero en realidad- sobre todo en las madres primerizas- la lactancia materna es algo que debe darse despacio y acostumbrándose día a día el uno al otro. En muchos hospitales, los médicos deciden por alguna extraña razón que la madre debe descansar justo después de tener al bebé y apartan al bebé a otro lugar para que descanse. Sin embargo, desde el punto de vista de la lactancia esto no es nada recomendable, ya que es muy importante que el bebé se mantenga al lado de su madre para que pueda alimentarlo con facilidad.

Consejos para amamantar a tu bebé

  • Cuando vas a darle el pecho a tu bebé por primera vez,  la boca de tu bebé debe estar perfectamente abierta y  para que puedas alimentarlo bien sin que el lastima tus pezones.
  • No te fijes en cómo otras personas amamantaron a sus bebés y busca la postura que sea más cómoda para ti. A muchas mujeres les gusta más hacerlo acostadas y otras prefieren estar sentadas. Recuerda que tendrás que amamantar a tu bebé varias veces al día, así que busca la postura más cómoda para hacerlo.
  • Es importante que a la hora de amamantar al bebé, crees una buena rutina que te ayude  a organizarte y a que el bebé pida la comida siempre a la misma hora. Da igual el horario que sea, pero recuerda que deben ser siempre las mismas horas
  • Es importante que no le des tetinas o chupetes mientras estás dándole el pecho, ya que el bebé podría acostumbrarse y podría dejar de querer que lo amamantaras, luego te costará el doble y seguro que será entre lágrimas.
  • Si tienes que volver al trabajo, recuerda que la mejor forma de seguir dándole leche materna a tu hijo es por medio de los extractores de leche.
  • Amamantar a un bebé puede llegar a ser una de las mejores experiencias de tu vida si descubres cual es la forma más fácil de hacerlo y cómo puedes sacar lo mejor de este momento que estás viviendo.
  • Aunque muchas mujeres deciden no dar el pecho a su bebé, tú no debes olvidar que al menos la primera toma es una de las principales para que esté sano y que de igual forma debe seguir tomando leche materna durante un tiempo.
  • Cada mamá es diferente. A la hora de amamantar al bebé, eres tú la que tiene que saber qué funciona y qué no y cuál es el ritmo de tu bebé. Es él, el que te dirá los horarios y la mejor forma de hacerlo y creará entre ambos un vínculo muy especial.
  • Si te da vergüenza dar el pecho en público, o si te sientes un poco rara al dar de comer a tu bebé en público, puedes optar por varias opciones como ponerte un pañuelo por encima o tener una camisa muy holgada que te permite cubrirte.

Ante todo, sea cuál sea tu decisión, disfruta de ese momento de intimidad único con tu bebé y recuerda que es efímero.