Inicio / Estilo de vida / Consejos para adelgazar saludablemente

Consejos para adelgazar saludablemente

adelgazar saludablemente

 

Normalmente nos solemos proponer adelgazar cuando llega el buen tiempo y hay que lucir cuerpo. Es lo que conocemos como “Operación bikini”. Durante el invierno también debemos cuidarnos, por salud en primer lugar y por estética. Si tienes algunos kilitos de más notarás que no estás tan ágil o que te cansas más fácilmente o, incluso, puede que  sufras dolores de espalda o dolores lumbares, especialmente si realizas algún esfuerzo físico.

Además del ejercicio, la dieta es fundamental y a este respecto, me gustaría dejar bien claro lo que opino, por propia experiencia, para adelgazar saludablemente. Las dietas milagrosas o dietas rápidas, no son buenas. Habrás escuchado esto miles de veces y, probablemente, por diversas razones, habrás recurrido a ellas a pesar de las advertencias.  La mejor dieta que puedes hacer es alimentarte bien, comiendo varias veces al día y con una dieta supervisada por un médico competente. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que muchos médicos te dan una hoja de papel, una dieta estándar de “1300 calorías” por ejemplo, sin tener en cuenta factores importantes como pueden ser alergias alimentarias, hipoglucemia, tensión baja, problemas hormonales,  estilo de vida, etc.

Un médico competente realizará las pruebas oportunas y en función de los resultados,  de tu estilo de vida y de tus gustos, te recomendará una dieta personalizada.  Por ejemplo, ¿Cómo se le puede dar una dieta estándar de 1300 calorías a una mujer que trabaja ocho horas fuera de casa y que luego debe realizar sus tareas domésticas? Y si además, nos obligan a comer alimentos que detestamos, lo más probable es que dejemos la dieta. Por otra parte, no todas somos iguales, hay mujeres altas con estructuras óseas más estrechas, mujeres más bajitas cuyas estructuras óseas son más anchas… No hay números que valgan. 

Busca un médico especializado, que configure una dieta teniendo en cuenta tus necesidades, tus gustos, tu cuerpo, tu analítica, etc.  Comprobarás que los buenos médicos, te recomiendan comer varias veces al día o incluso comer más cantidades de las que comes o te permitirán alimentos que no pensarías que podrías permitirte como pasta o arroces. En resumen, no hagas tonterías.

Mi experiencia personal

Hace varios años, hice una dieta por mi cuenta porque me veían gorda (mi madre, la primera)… Adelgacé rapidísimo comiendo apenas nada, las personas sinceras que me rodeaban me decían que me veían feísima, las personas falsas y superficiales me decían que estaba estupenda, pero como muchas personas, me dejé cegar por la apariencia y por el deseo de gustar a los demás. Continué mi dieta hasta que entré en una espiral peligrosa y sufrí los primeros estadios de la anorexia. Vamos, me quedé al borde del abismo.

Afortunadamente, paré a tiempo pero no sin consecuencias: Mi sistema hormonal se “revolucionó” por completo, comencé a sufrir mareos, ataques de ansiedad, etc. Los kilos regresaron tan rápidamente como se fueron, duplicándose y complicando aún más las hormonas, provocándome una depresión.

Os cuento esto porque normalmente nos informan sobre las consecuencias extremas de una dieta no supervisada pero hay consecuencias que se producen antes de “cruzar la frontera” y creo que los médicos, los medios, nos deberían informar sobre los problemas que pueden producirse antes de caer al abismo: Desmayos por hipoglucemias o bajadas de tensión, mareos o vértigos, ansiedad, irritabilidad, depresión, problemas sexuales, trastornos obsesivos, problemas hormonales, etc.

Con respecto a la gente que te rodea, no te fíes de aquell@s que, cuanto más delgada te ven, más te elogian. Una persona sincera te dirá “¡Basta!, así estás bien”. ¿Tienes idea de la cantidad de mujeres y hombres que sufren anorexia por culpa de la “opinión” de los demás?

Cuatro años después, con un peso que jamás había tenido, acudí a un profesional de verdad. Estudió mi analítica, me midió, me pesó, me preguntó por mi estilo de vida, mis gustos, etc. Y, a mano, escribiéndome todo bien descrito, me indicó lo que debía hacer, incluso me dio ideas de recetas. Debía comer varias veces al día, haciendo hincapié en proteínas, verduras y frutas. Si tenía que moverme mucho (viajes, días complicados en los que no paras), el desayuno debía ser más fuerte. Dependiendo de mi estilo de vida, me indicaba qué comidas debían ser más o menos copiosas, sin ponerme cantidades. Las dos primeras semanas estaban destinadas a deshinchar el cuerpo, comiendo bien, claro. Después, poco a poco, fue introduciendo alimentos: Pasta, arroces, legumbres, un caprichito como un dulce a la semana, etc. También me indicó trucos mentales. Por ejemplo, me preguntó cuál era el mejor día para comer paella. ¿Domingo con la familia? Perfecto: “No te avergüences y pide un plato que visualmente te parezca lleno, aunque no te comas todo. Prefiero eso a que repitas”.

Adelgacé lentamente, pero me mantuve y lo mejor de todo es que el aporte de nutrientes me dio energía, mejoraba mi humor, no sufría esos bajones de mediodía, cuando sientes un agujero en el estómago, la dieta no parecía dieta y si te “portabas bien”, tenías como premio dos dulces a la semana. En resumen: Un gran profesional que a cada mujer y a cada hombre les configuraba una dieta que variaba según las circunstancias de sus vidas con el objetivo de adelgazar saludablemente y, sobre todo, sentirse bien física y emocionalmente.

Factores estéticos y timos.

A la hora de adelgazar, también has de tener en cuenta tu físico, tu edad… Hay mujeres que, al adelgazar demasiado, parecen más viejas. Otras,  estando en su peso, parecen más jóvenes. Asociamos delgadez con juventud pero si te fijas, muchas mujeres que adelgazan más de la cuenta parecen diez años mayores. También es cierto que la obesidad aporta una sensación de más edad por tanto, ni lo uno ni lo otro. Tu peso es tu peso, tu cuerpo es tu cuerpo… Y no te fijes metas imposibles. Si eres de estructura ancha jamás podrás ser tan delgada como Irina Shayk y ni falta que te hace…

Para finalizar, directamente ignora esos cientos de anuncios que vemos cada día cuyo único propósito es vender productos cuyos efectos secundarios no conocemos o sacarte el dinero con dietas geniales. Te engañan diciendo que puedes comer todo lo que quieras, que no necesitas ejercicio, te prometen el cielo poco más o menos… Y al cabo de un par de semanas, cuando te has dado cuenta del timo y del agujero en tu bolsillo, ya es demasiado tarde.

Para adelgazar saludablemente, estar en tu peso y mantenerte, acude a un profesional competente, haz ejercicio y no te olvides de que una talla 36 no te sirve de nada si no eres feliz o si no tienes lo más importante: Salud. 

 

 

 

Acerca de Diane

Blogger desde 2006 es una apasionada de la cocina, aunque también le interesan los temas de New Age, Maternidad, Salud y Bienestar y Hogar.

2 Comentarios

  1. yo llevo 2 semanas a dieta… pero nada d nada… y lo estoy pasando fatal!!! con lo q me gusta comer dios mio…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*


uno + = 6

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>