¿Cómo podemos conseguir un baño moderno y funcional? Son muchas las ventajas derivadas de instalar platos de ducha, pero también los elementos que debemos tener en cuenta.

La integración de un plato de ducha en tu cuarto de baño hará posible que aprovechemos mucho mejor el espacio del que disponemos; además, la sensación que tendrá cualquier persona que entre será de una mayor amplitud. Pero, ¿qué aspectos deberíamos tener en cuenta en la elección?

En primer lugar, debemos analizar las dimensiones de nuestro baño. Si el espacio es pequeño, puede que la mejor idea sea poner un plato de ducha semicircular o cuadrado. En el caso de que el espacio sea grande, cabe la posibilidad de instalar uno rectangular.
Otros aspectos importantes a considerar pasan por la resistencia, la durabilidad y la calidad de los materiales, así como el diseño del mismo.

Las ventajas

El plato de ducha es un elemento del cuarto de baño más sencillo de limpiar que la bañera, por lo tanto, más higiénico. Además, facilita el cuidado al medio ambiente al ser mucho más ecológico. El gasto en agua es mucho menor en la ducha que si se toma un baño.

La instalación es fácil de hacer y no es preciso reformar el espacio en profundidad. En el aspecto decorativo, el plato de ducha aporta un estilo y diseño particular al cuarto de baño.

Tipos de platos de ducha del mercado

Como vemos, hay que considerar las diferentes variables y hacer un análisis antes de lanzarse a la compra. Lisos o con textura de madera, pizarra o piedra, rectangulares y angulares, acrílicos, de porcelana o resina; hay muchas opciones.

Estos son los principales tipos de platos de ducha, según sus materiales de fabricación:

Acrílicos

En su producción, se fabrican con dos capas: una capa acrílica exterior y otra interna, a base de fibra de vidrio o poliuretano y resinas. Normalmente se les da un refuerzo de aglomerado, para conseguir más fuerza y resistencia; también son antideslizantes, para una mayor seguridad durante la ducha.

Como ventajas de los platos de ducha acrílicos, destaca su peso, más ligero que otras opciones, sus variados estilos y un menor precio. Para el tacto, los platos acrílicos ofrecen una sensación de calidez. Es una opción ideal para modelos rectangulares.

De porcelana o cerámicos

De un estilo más clásico, los modelos de porcelana pueden adquirirse en diferentes formatos (angular, cuadrado y rectangular) y con distintos grosores.
Estos platos suelen ser altos y pesados y, además, frágiles, por lo que su manipulación exige muchos cuidados. Lo ideal es que sean instalados por profesionales.

Son modelos muy resistentes a los productos químicos en el momento de su limpieza. Al contacto ofrecen una sensación fría.

De resina

En su composición, tienen resinas pigmentadas y se les aplica un tratamiento específico para proteger del riesgo de infección bacteriana y de otras filtraciones.

Son muy finos y los encontramos en el mercado en distintas texturas: madera, piedra o pizarra. Son antideslizantes y su precio es menor que otras opciones.

De carga mineral

Estos modelos ofrecen la mayor resistencia del mercado debido a su peso y solidez. Además, son antideslizantes. Su diseño suele ser muy especial y se colocan a ras del suelo; también es recomendable que sean instalados por profesionales. Son fabricados con una pequeña inclinación, para un correcto evacuado del agua.

Están fabricados en una combinación de resinas y minerales (es el caso de la marmolina o el cuarzo). Aunque suelen ofrecer medidas estándar, también pueden personalizarse a demanda, con medidas especiales, o con el color preferido.

De piedra natural

Tienen características similares a los de carga mineral, aunque son un poco menos resistentes y más fríos al tacto.

¿Cuál elegir?

Podemos seguir estos consejos en la elección:

• Si  nuestra prioridad es la de un acceso seguro a la ducha, el plato de carga mineral o de piedra natural es extraplano, antideslizante y se instala a ras del suelo.
• Para un acabado brillante después de la limpieza, lo mejor es el plato de piedra natural o cerámica.
• Si preferimos un modelo muy resistente a los golpes, la mejor opción es el acrílico.

Hay muchas opciones, en The Bath disponen de un amplio catálogo, solo tenemos que elegir el más adecuado para nuestro cuarto de baño y disfrutar de un espacio moderno, práctico y con un menor gasto.