Vamos a darte algunos consejitos, para después de tus días playeros, tu piel está más bronceada, y no es conveniente maquillarte igual.

1. Sustituye los cosméticos de textura densa y gruesa por otros más ligeros y suaves, tu piel estará mejor más natural y además, necesita respirar para evitar la aparición de imperfecciones.

2. La base debe ser del mismo tono de tu piel. No uses bases, sólo un corrector por si hay alguna imperfección y un poco de polvos para dar luminosidad. Si no dispones de una base que se corresponda con tu nuevo tono de piel, mezcla tu base antigua con la nueva, entre ambas conseguirás un tono más aproximado.

3. Si estás muy morena y quieres potenciar tu color natural, usa mejor una base con polvos minerales. Es ideal, sobre todo, para matificar y reducir los brillos en las pieles grasas.

4. No abuses de los correctores e iluminadores cuando estés bronceada, basta con que apliques un poco de corrector en las ojeras para aclarar las sombras y difumínalo para que el contraste no sea artificial. Para dar luz al rostro aplica un poco de iluminador en el centro de la frente, la parte superior de las cejas, la zona alta del pómulo y la barbilla.

5. Los coloretes que mejor favorecen a las pieles bronceadas son los tonos melocotón, coral y terracotas, apuesta por los más brillantes en lugar de los mates.

6. Los tonos nude, cobres y anaranjados son los mejores para los labios.

7. Para los ojos, usa sombras en crema muy naturales que resalten el color de la piel y usa colores más llamativos por la noche. Aplica un punto de luz en el lagrimal, para crear el efecto óptico de agrandar el ojo. Y para estos días de calor, usa máscara en las pestañas, que sea waterproof.

8. No hagas muchos cambios en la forma de maquillar tus ojos. Si tienes la piel clara, los rosados y melocotón son ideales. Y para las pieles más oscuras, los terracota.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.