Somos seres sexuados e independientemente de la edad las personas sentimos y expresamos nuestra sexualidad, busquemos un rollo esporádico o una relación estable. No vamos a entrar a discutir aquí lo que cada uno hace con su vida, no estamos para juzgar la vida personal y sexual de cada uno.

Lo complicado es cuando decidimos pasar de una relación de noche de bar a una relación de cafés y paseos por la ciudad. Para eso tenemos que intentar dejar a un lado nuestro historial de fracasos sentimentales y centrarnos en el aquí y ahora. Para eso debemos saber lo que queremos y buscamos en nuestro compañero de viaje.

Mujeres y hombres se atan a relaciones tóxicas que pueden durar o media hora o toda una eternidad pero anuncian muertes inminentes. Éstas son en las que el dolor y el sufrimiento están más presentes que la felicidad y la pasión. Asique antes de hipotecar tú vida con un amor complicado realiza estos ejercicios.

Con un papel y un boli contesta unas preguntas con sinceridad:

  • ¿Qué te atrajo de él?
  • ¿Por qué dejaste de mirarle cómo el primer día?
  • ¿Por qué finalizo la relación?
  • ¿Cuántos defectos tenía al finalizar la relación?

Cuándo has respondido a estas preguntas ya sabrás que no buscas en una relación asique vamos a por lo más difícil que es lo que sí buscas en la otra persona, lo que quieres en una relación, haz una lista de los puntos inamovibles que deseas en una relación y no te autoengañes. Sobre todo ten en cuenta:

  • Busca la realidad.
  • Un hombre real es mucho mejor que un hombre ideal.
  • Siempre piensa en ti, valórate.
  • No tengas miedo a estar sola.

“Me sonríe y, lentamente,

no sé cómo, va acercándose,

y sus ojos quietos tienen

un brillo extraño que atrae.”

Juan Ramón Jiménez

-Fin de la cita-

 

 

Autor: Andrea Diez González.