Vestir bien y apropiado para una entrevista de trabajo, aunque parece muy sencillo, muchas veces genera bastante dolor de cabeza. Sabemos que la apariencia es fundamental, y en una entrevista esa primera impresión puede ser decisiva.

Partamos de un par de premisas. Vestir bien no quiere decir necesariamente vestir de traje. Debes ser tú misma, pero transmitiendo una imagen profesional y seria. Y por otro lado, intenta tener en cuenta la imagen de la empresa y piensa en ella a la hora de elegir vestuario.

Consejos que te ayudarán

Son mejores los colores conservadores en tonos azul o gris. Usar negro puede resultar demasiado serio y convencional, pero si te gusta, asegúrate de llevar otro color cerca de tu cara para suavizar la imagen.

Es mejor que uses  camisas que camisetas, la camiseta es demasiado casual no es apropiada para un look de entrevista.

looks entrevista de trabajo

No uses sandalias, chanclas o calzado por el estilo, es extremadamente informal y denota poca seriedad.

Si usas traje, asegúrate de que te quede bien, ni demasiado holgado, ni demasiado estrecho. Y procura que el corte del traje sea moderno.

No uses ni pantalones pescador ni piratas, parecerá que estás de veraneo, o que te han cogido de imprevisto.

No te pintes las uñas con colores llamativos y estrambóticos, y aunque parezca evidente, llévalas cuidadas y limpias. La discreción es la línea, elige tonos neutrales como la manicura francesa.

No abuses de los accesorios, llevar mucha joyería resulta vulgar. No uses más de dos anillos en cada mano y no lleves más de un pendiente por oreja.  No lleves nada que pueda hacer ruido, resulta muy molesto, y dará la impresión de que te gusta llamar la atención.

Nunca lleves las piernas desnudas, aunque sea molesto y haga calor usa medias. Que sean de  color neutral, o al menos que combine muy bien con el calzado. Y lleva siempre encima, alguna de repuesto.

Cuidado con los complementos. Es preferible usar bolsos discretos y con estilo, que con detalles impresos o muy modernos.

Sé muy natural con el maquillaje, como por ejemplo, base suave de maquillaje, eye liner, y un gloss labial. Y no lleves accesorios en el pelo, bien peinada y si lo llevas muy largo prueba a hacerte un bonito y femenino recogido.

Si pasas a una segunda entrevista, recuerda cambiar la apariencia simplemente con un color diferente de traje, camisa, o calzado. Se trata de mantener una línea muy parecida pero no ir igual.

Recuerda que tu apariencia debe destacar el hecho de que eres una profesional, una persona seria y de confianza, lista para trabajar en un nuevo trabajo.

Autor: Reme.