Muchos de los complejos de las mujeres viene dado por los pechos tuberosas, se trata de una anomalía que sufren muchas en silencio y que provoca tal complejo que muchas se niegan a enseñarlas al tratase de unas ‘mamas raras’. Pero, lo cierto es que se trata de una enfermedad bastante frecuente y que consiste de la formación de una masa de tejido fibroso localizado bajo la areola que no permite que el pecho se desarrolle con normalidad durante la pubertad.

Esto hace que los pechos no sean simétricos, crezcan hacia abajo y hacia los lados, e incluso que la diferencia de tamaño entre uno y otro sea bastante considerable. La solución ante estos pechos tuberosas y la única es la cirugía, pero a diferencia de lo que piensan muchos no se trata simplemente de un aumento de pechos sino que se requiere un conocimiento mayor del problema puesto que no se trata simplemente de un implante.

 

pechos tuberosos

Foto: Dorsia.es

 

Decimos que es mucho más que un implante porque hay que corregir la anomalía mamaria ya que para poder realizar el implante hay que romper ese tejido que se ha desarrollado de manera anormal. Después el implante debe ser del tamaño adecuado al hueco y no poner uno inferior.

Por otro lado, durante esta cirugía también se debe hacer una redistribución del tejido mamario ya que en el caso de los pechos tuberosas suele ser más denso. Se trata de un proceso muy complejo y por eso hay que buscar al cirujano adecuado y profesional. También hay que tener en cuenta su hay herniación de la areola o un excesivo tamaño de esta.  Por supuesto, el postoperatorio es mucho más lento y quizás más dolorosa ya que hay una mayor inflamación y edema.

Búsquedas relacionadas:

Autor: Amparo.