Quitar óxido con Coca-Cola no es otro más de los mitos urbanos que nos encontramos cada día en Internet. Es posible y lo es gracias a una explicación totalmente real, este refresco contiene ácido fosfórico, el cual es una de las mejores soluciones para eliminar el óxido de los metales. Te explicamos cómo utilizar la bebida para dejar impecables tus pequeñas herramientas u objetos de metal, pero también las más grandes o incluso la taza del WC.

Quitar óxido con Coca-Cola en objetos pequeños

Si quieres limpiar el óxido de una herramienta pequeña o de una pieza metálica que no sea demasiado grande la mejor forma es sumergiéndola en esta bebida. En un recipiente pones el objeto a limpiar y lo cubres totalmente con Coca-Cola dejando que actúe durante unas cuantas horas. Finalmente, límpialo cuidadosamente con un estropajo suave que haga caer todo el óxido y sécalo bien antes de guardarlo de nuevo. En algunos casos, dependiendo del tipo de objeto, puede ser buena idea limarlo para acabar con los restos de óxido que puedan quedar en los poros. También puedes repetir la operación si ves que no ha quedado suficientemente limpio.

En caso de que el óxido esté muy agarrado puedes dejarlo sumergido de un día para otro, se desprenderá con gran facilidad. Si el objeto es delicado y no quieres arañarlo con un estropajo también debes dejarlo un día entero sumergido para que el óxido ablande bien y limpiarlo con un trapo viejo.

Quitar óxido con Coca-Cola en objetos grandes

Un objeto grande no lo podemos sumergir en refresco porque necesitaríamos un barreño de gran tamaño y muchos litros de bebida, pero hay también modos para quitar óxido con Coca-Cola en este tipo de cosas. Solo necesitas una botella de bebida y papel de aluminio. Haz una bola con el papel, mójalo con refresco y frota el objeto. También puedes echarle por encima un chorro de Coca-Cola en la zona a tratar y frotar. Debes de ir limpiando y mojando hasta que consigas eliminar todo resto de óxido.

En casos de óxido persistente en lugares que no sean delicados, puedes usar papel de lija impregnado en Coca-Cola. El óxido se soltará más fácil que usando tan solo la lija y no tendrás que frotar tanto, por lo que dañarás menos el metal.

Quitar manchas de óxido con Coca-Cola en el baño

Las manchas de óxido también suelen hacer su aparición en la taza del WC, especialmente cuando la porcelana ya es vieja y está algo gastada y no se ha utilizado en varios días. En estos casos la solución está en usar el contenido de una lata de Coca-Cola para esparcirla por la taza y dejarla actuar toda la noche.

En caso de que el óxido esté en el fondo del WC se puede debe de cortar el agua y usar la fregona para achicar la que queda. Cuando la taza está totalmente vacía, se echa el refresco y se deja actuar hasta el día siguiente. Se pasa la escobilla y la taza quedará impecable.