En la época invernal es fácil coger un buen resfriado, en muchas ocasiones nos resfriamos porque no estamos bien abrigados y otras por falta de defensas en nuestro organismo. Para que puedas prevenir los resfriados en mayor medida te recomendamos unos consejos que pueden ayudarte a esquivar los estornudos, la tos y el dolor de garganta.

Dos alimentos que ayudan a proteger nuestro sistema inmune son el yogurt y el ajo. En concreto el yogurt ayuda a las bacterias positivos a crear glóbulos blancos que nos protegen de las enfermedades y el ajo  protege a nuestro sistema inmune de infecciones bacterianas.

Otra de las medidas que ayudan a prevenir los resfriados es que los que ya están “contagiados” estornuden en un pañuelo y no en la mano. Popularmente los padres siempre han recordado a los niños, como medida de educación, que debían de ponerse la mano en la boca para estornudar. Pero lo cierto es que esta medida ayuda a propagar las bacterias y contribuye al contagio de más personas.

Si has estado en contacto con una persona resfriada o has estado en un lugar abarrotado de gente (como son los transportes públicos, los aeropuertos u hospitales) evita tocarte la cara con las manos. Seguramente tus manos tengan bacterias aunque tú no las veas y la boca, la nariz y los ojos son las zonas del cuerpo más sensibles para la entrada de organismo perniciosos. Así que siempre que puedas lávate las manos, ya que la gripe y los resfriados se contagian por contacto directo. Lo ideal es que al lavarlas las frotes bien con jabón al menos durante veinte segundos.

Otra de las zonas del cuerpo que abrigándola se evita coger un resfriado son los pies. Las abuelas siempre han dicho que hay que taparse bien los pies para no constiparse y tienen toda la razón. Es esencial que estén calientes y no tengan humedad para que el frío no penetre en el cuerpo.

Autor: Raquel.