Las molestias propias de la menstruación suponen un auténtico calvario para miles de mujeres; en ocasiones se prolongan durante más de una semana en cada ciclo. Especialmente durante la veintena y parte de la treintena, la llegada de la menstruación va acompañada por numerosas molestias que reducen la calidad de vida de la mujer en el ámbito social, laboral, doméstico, etc.

Los síntomas son muy variados; destacan: la posibilidad de anemia por exceso de flujo menstrual, molestias en los senos con dolor persistente relacionado con una mayor sensibilidad e incluso hinchazón de estos órganos; reglas muy dolorosas por una mayor irritación de la pared interna del útero (endometrio) y de los nervios que se distribuyen en esta zona; tendencia a la depresión y a la irritabilidad, etc.

Muchas de estas desagradables situaciones pueden ser aliviadas, o al menos reducidas, modificando ligeramente algunas de las normas dietéticas así como ciertos hábitos diarios, como el consumo de café, tabaco, bebidas alcohólicas, etc. En el caso de reglas dolorosas, durante estos días hay que mantener una dieta rica en magnesio y zinc, minerales que se encuentran en los cereales, la soja, los vegetales de hoja verde y las legumbres. También conviene reducir el consumo de carnes, pescados y café.

BAÑO DE FLORES CONTRA EL DOLOR MENSTRUAL

El baño de flores de heno es uno de los remedios más eficaces para aliviar el dolor menstrual, la hinchazón de los senos, el cansancio, etc. Su elaboración es muy sencilla. Basta con echar 2 puñados de flores de heno en un litro de agua. Cuando la mezcla comience a hervir, se baja a fuego lento y se deja reposar media hora. Después se cuela el líquido y se añade al baño repleto de agua caliente. La persona afectada por los dolores mentruales deberá introducirse en la bañera y permanecer en el interior durante el tiempo que estime necesario, hasta que consiga relajar la parte afectada.

AGUA CALIENTE CONTRA EL DOLOR MENSTRUAL

Uno de los remedios más eficaces contra el dolor que se manifiesta en la región genital durante la menstruación, se fundamenta en el uso de agua caliente. Basta hervir 1 ó 2 litros de agua e introducirlos en una bolsa de agua que se colocará sobre los ovarios. Este remedio permite relajar los músculos de la zona, disminuyendo así las molestias dolorosas. Este ejercicio puede repetirse un par de veces al día si es necesario; los dolores provocados por el periodo menstrual desaparecerán o, cuando menos, se verán reducidos.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.