Si tienes en tu casa un mueble lacado y te has cansado del color que tiene o simplemente has cambiado la decoración de tu casa y ahora el color que tiene el mueble no es el que le va a la nueva decoración y no quieres deshacerte de el, puedes cambiarle el color fácilmente para que se adecue a la nueva decoración. Te explicamos cómo.

Pintar un mueble lacado

A la hora de pintar un mueble lacado lo primero que tienes que hacer es lijarlo para poder matar el brillo y la pintura que vayas a utilizar la absorba el mueble y no se descascarille con el paso del tiempo que puede ser bastante poco. Si quieres darle un color brillante has de pintar con un sintético brillante pero si no quieres que el mueble brille simplemente usando sintéticos opacos o satinados te servirá. También puedes utilizar pintura en aerosol que es más rápida de secar y de aplicar. Dependiendo del color del lacado que tenga el mueble tendrás que aplicar una, dos o tres capas de pintura dejando entre una y otra al menos 24 horas de secado aunque te recomiendo que de la primera a la segunda capa deje secar al menos 48 horas. Para pintarlo se recomienda un rodillo y no los pinceles porque éstos suelen dejar algunas marcas que después afean mucho el aspecto del mueble.

El resultado suele ser satisfactorio y no vas a tener mucho problema en hacerlo tu misma. Quizá lo más difícil sea a la hora de lijar todo el mueble para quitarle parte de la laca y el brillo que tiene. Ten en cuenta también el clima y el ambiente donde hagas este trabajo pues puede afectar al acabado de la pintura.

Autor: Revista Feminity.