¿Miras a qué hora se ha conectado tu novio? ¿Te enfadas cuando lee uno de tus mensajes y no te contesta al momento? ¿Le coges el móvil para espiar con quién habla? ¿No dejas de llamarle cuando sale con sus amigos? ¿Te molesta que se lleve bien con otras chicas? Querida, si has respondido que sí a estas preguntas es que eres una persona muy celosa. Y eso puede estropear tu relación.

Ser celosa es un problema que puede desarrollarse como una obsesión controladora hacia la otra persona, por eso si reconoces estos síntomas en tu actitud reacciona a tiempo y busca una solución. En este artículo vamos a hacer una reflexión para descubrir cómo no ser celosa.

Descubre el otro lado

A muchas mujeres les ocurre que son celosas de lo desconocido, por ejemplo cuando no conocen las amistades del novio o del marido. En estos casos lo mejor es dejar de desconfiar sin motivos y proponerse descubrir qué hay al otro lado. Organiza una cena con las compañeras o amigas de tu pareja e intenta saber un poco más de ellas. Puede que te resulten simpáticas o no, pero seguro que conociéndolas sabrás cómo son y cómo se comportan con tu pareja día a día. Si tienen una relación sana de amistan no tienes de qué preocuparte, lo más seguro es que no estén interesadas en él y se alegren de su relación contigo.

Empatiza con él

Seguro que alguna vez has comentado con alguna amiga cosas como qué mono es el nuevo compañero, cómo se nota que Fulanito está yendo al gimnasio o le has mencionado que el sexo ese mes estaba siendo un poco más escaso de lo habitual. Son conversaciones totalmente normales entre amigas que tienen confianza y no significan nada más allá del contexto en el que se escriben. Pero, ¿y si las leyera tu pareja? ¿Qué pensaría?

Pues si es una persona razonable seguramente entenderá que lo que comentas de ese chico es sólo anecdótico porque ya le demuestras tú cada día que es él a quien quieres. Seguramente él no buscará entre tus mensajes, pero ponte en su lugar y no hagas de un granito un montón de arena.

cómo no ser celosa 2

Respeta su intimidad

Ante todo no invadas la intimidad de tu pareja. Si a ti te gusta poder comentar con total libertad con tus amigos lo que piensas porque es PRIVADO, él/ella también tiene todo su derecho. No entres en su cuenta de correo, Facebook, twitter, whatsapp o demás redes sociales. ¿Qué quieres encontrar? Si estás sufriendo cada día pensando que tu pareja te puede engañar, deja esa relación insana y disfruta de una vida sin estrés.

Si sueles tener este hábito, cada vez que tengas ganas de espiar llama a una amiga o a un familiar y disfruta de una charla entretenida. Habla con tus personas de confianza del problema, seguro que te ayudarán a mejorar tu actitud y a relajar tu ansiedad.

cómo no ser celosa movil

Sube tu autoestima

Hay mujeres que son celosas porque tienen la autoestima baja, no se quieren ni se valoran. Ponte frente al espejo y dite a ti misma lo guapa que estás, lo bien que te sientan esos vaqueros, lo fuerte que eres por llevar toda esa carga de trabajo, lo cariñosa y buena que eres cada día con los tuyos… refuerza quien eres cada día con mensajes positivos y siéntete bien. No tienes que parecerte a nadie para gustar a tu pareja, le tienes que gustar como eres, pero a quien primero tienes que gustar es a ti misma.

No juegues a “a ver quién puede más”

Cuando una parte de la pareja es muy muy celosa, en ocasiones contagia este comportamiento a la otra. Poco a poco quien no se fijaba en las miradas empieza a obsesionarse con ellas “por qué has mirado a esa chica”, “a quién estabas mirando”, “no sonrías a la camarera”…Cuando empieces a notar que estás siendo igual de celosa que tu pareja, para. Pon el freno de mano y quita las llaves del contacto. Sal del coche y reflexiona qué está pasando en tu vida. ¿Por qué estás siendo así?

reflexiona

Recapacita qué te aporta una relación que se rige por los celos y la desconfianza y toma decisiones acerca de tu futuro. Piensa que tu actitud está cambiando negativamente por seguir las mismas pautas de celos que tu pareja y eso no es sano.

Búsquedas relacionadas:

Autor: Raquel.