De la misma manera que lavamos la ropa de la cama porque se mancha de sudor o huele, también debemos hacerlo con el colchón o la almohada. Es cierto, que lo mejor es evitar la limpieza de ambos, por eso recomendamos utilizar un cubrecolchón y unas fundas para las almohadas, así evitamos manchas y escapes de fluidos.

El sudor es uno de los fluidos que deja más mancha sobre las almohadas e incluso olor, además, la cabeza es una de las partes del cuerpo que más desprende esta sustancia. Por eso, lo más recomendable es poner una funda pero, si aún así se mancha os explicamos cómo se debe limpiar una almohada para que no se pierdan sus propiedades.

En primer lugar, os recomendamos realizar esta limpieza dos veces al año aunque utilicemos dichas fundas. Lo mejor es seguir las indicaciones de lavado y de secado de cada fabricante ya el proceso es diferente para almohadas de látex, viscoelásticas como para las de plumas o fibra sintética.

En el caso de las almohadas viscoelásticas, hay que distinguir entre las transpirables que se pueden introducir en la lavadora y las moldeadas que no se pueden meter. Las moldeadas se pueden limpiar con un trapo mojado previamente en agua con jabón neutro y bien exprimido, con movimientos circulares, a continuación hay que secar muy bien, con un aspirador, trapos secos o dejándola sobre una superficie plana y sin humedades.

Las almohadas de látex, las almohadas que si se puedan lavar (todo depende de lo que indique la etiqueta) se puede hacer a mano a no ser que se especifique lavadora. El ritual es el mismo que con la almohada viscoelástica, comprobar que no queda ningún exceso de agua y el jabón recordar que debe ser neutro.

La almohada de plumas o de fibra sintética se pueden lavar perfectamente en la lavadora. Lo único que hay que tener en cuenta es que no hay que centrifugar ya que se pueden dañar las fibras y las plumas.

Para que las plumas de las almohadas no se apelmacen os recomendamos lavarlas con varias pelotas de tenis, éstas golpean el almohadón ayudando a que la plumas mantenga su volumen y sean igual de esponjosas que el primer día. En cuanto al tema de secado, nuestra recomendación es que se sequen al aire sobre una superficie plana pero si no puede ser pues puedes introducirlas en la secadora, el almohadón de plumas con las pelotas y secado en frío mientras que las fibras requiere el de caliente a no ser que la etiqueta diga otra cosa.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.