En inverno el frío y la calefacción pueden producir sequedad en la piel eliminando su hidratación. Para mantenerla bien cuidad es importante aprender a seguir una rutina daría basada en la hidratación profunda, sobre todo en esta época. Para tener la piel luminosa es imprescindible una limpieza correcta, la exfoliación y la hidratación. Y como no, siempre es importante beber mucho agua porque es la fuente principal de la hidratación de la piel entre litro y medio y dos litros de agua.

Como hemos dicho durante la semana es importante exfoliar la piel al menos una vez. En el mercado encontrarás una amplia variedad de exfoliantes para ello, pero si prefieres ahorrar algo de dinero te proponemos que mezcles azúcar con el aceite del olor que más te guste (aceite de coco, chocolate, avellana…) y lo utilices como exfoliante corporal. Frota tu cuerpo en círculos sin aplicar mucha fuerza en las zonas más sensibles. Así evitarás que las células mueras se queden en tu piel.

cómo hidratar la piel en invierno 02

Respecto a la ducha es importante utilizar geles que ayuden a proteger la piel y que no tengan muchos componentes químicos que sean abrasivos. También te recomendamos que evites ducharte con agua muy caliente porque elimina de la piel sus aceites naturales. Lo ideal es usar agua templada y geles naturales u orgánicos, también puedes optar por limpiadores hidratantes hechos con aceites de plantas con propiedades para la piel como la aloe vera.

Te recomendamos que tras la ducha utilices una buena crema hidratante muy nutritiva o lociones humectantes, como los aceites de coco, de aloe vera o de sésamo. Puedes reforzar la hidratación de las zonas más expuestas como los pies y manos durmiendo con la crema hidratante y unos guantes o calcetines de algodón.

También es importante que protejas tus labios, en éste artículo te explicamos cómo. Y recuerda que es fundamental beber agua durante el día.

Autor: Amparo.