La limpieza facial profunda varía según el tipo de piel de cada mujer, hay algunas que con una limpieza mensual siempre tienen la piel perfecta y, quienes tienen la piel más grasa y son propensas a los puntos negros seguramente necesites una semanal. Aún así todas las mujeres deben limpiarse la cara con una limpiadora por la mañana y por la noche para evitar que los poros de la cara tengan suciedad y se mantenga el brillo y la hidratación de la cara con una crema facial.

La limpieza profunda se realiza pues para eliminar aquellas impurezas que produce el propio organismo o por los efectos ambientales que producen espinillas y puntos negros. Te explicamos paso a paso cómo debes hacerte tu misma una limpieza profunda en casa.

cómo eliminar los puntos negros

El primer paso es limpiar la cara con agua y jabón. Una vez limpia comienza masajeando tu cara sobre todo por la zona de alrededor de los ojos, también por el mentón y el cuello. Así se relajarán los músculos y conseguirás que tus poros se abran para proceder a la limpieza.

El tercer paso es aplicarte un exfoliante mientras continúas masajeando tu cara. Luego prepara una olla con agua caliente y aproxima tu cara a la olla (sin quemarte) para que el vapor que desprende abra tus poros, puede ayudarte taparte la cabeza con una toalla.

Ahora tus poros ya están abiertos, así que limpia tus manos con agua y jabón y aprieta los puntos negros con la yema de tus dedos. Te recomendamos que si sangras no continúes por esa zona, mejor aplicar la limpieza en zonas que no estén muy irritadas o enrojecidas.

Una vez todos los puntos negros estén fuera aplícate una loción o tónico con un algodón suavemente. Y finalmente puedes aplicarte tu hidratante cotidiana.

Te recomendamos que al tener los poros abiertos evites maquillarte al menos hasta el día siguiente, este es un tratamiento que es mejor hacerlo por la noche para que la piel descanse y evite que le den los rayos del sol.

Autor: Amparo.