Es normal que cuando un bebé recién nacido llega a casa los padres no se quieran separar de él, es tan pequeñito y vulnerable que desean cuidarlo, aunque eso implique que el bebé duerma en el mismo cuarto, pero algunos padres exageran un poco más y los pequeños no solamente duermen en su cuarto, sino que además en su cama.

Llega el tiempo que los padres necesitan un poco más de privacidad y de igual forma es necesario que el bebé comience con su entrenamiento de dormir solo, entre más pequeño se lleva a su cuarto mejores resultados tendremos, seguro que te has preguntado de todo y has intentado de todo para enseñar a tu hijo a dormir solo. A continuación te lo contamos.

Enseñar a dormir solo a tu pequeño nunca antes fue tan sencillo

  1. Presta atención a las necesidades del niño: El niño te necesita, necesita de tu compañía y de tu comprensión, pero a pesar de todo necesitas comenzar a trabajar en su independencia, algo que sería difícil de conseguir si sigue durmiendo con uno o con ambos padres. Comprende al niño e investiga las razones que tiene para anhelar estar a tu lado por las noches, solo conociendo a tu niño podrás seguir con la lucha de dejarlo en su cuarto y en su propia cama, puede ser que tenga miedo, deja que el niño exprese sus razones y luego busca una forma correcta para convencerlo que debe ir a su cuarto. Una solución para sus miedos puede ser que le compres un bonito peluche de su caricatura favorita.
  2. Llévalo a la cama y provéele algo que le guste: En su mayoría puede ser un juguete o un cojín de sus personajes favoritos, preséntalo ante el niño como algo especial que lo estará esperando a la hora de dormir, es posible que hasta llegue a tenerle cariño y por ver a su juguete quiera irse a la cama.
  3. Los niños se imaginan a su amigo: Seguro te ha pasado que tu pequeño comienza a creer que tiene un amigo, tú no lo conoces, pero a diario el niño te habla de su amigo, está solo en su mente y puedes utilizar su imaginación para decirle que mientas él duerme estará bien, porque su amigo lo cuidará mientras duerma.
  4. Enséñale al niño a depositar su confianza en Jesús: Si no te parece la idea de fortalecer la imaginación acerca de su amigo imaginario sería mejor que antes de ir a la cama realizarás una pequeña oración a lado del niño, luego debes decirle cosas como: Jesús te cuida, enviará a sus ángeles y ellos te acompañaran y te cuidarán mientras duermas. El niño necesita en que creer y que le enseñes acerca de su buen amigo Jesús será lo mejor para su vida.
  5. Pon una hora fija para dormir al niño: Pronto el pequeño se acostumbrará, no es recomendable que cambies las horas de irse a la cama.
Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.