Mucha gente cree que lo puntos negros son cosa de adolescentes, pero lo cierto es que si te fijas en la zona de la nariz o alrededor de los labios puedes tener un montón de pequeños puntitos que a primera vista no se ven, pero están obstruyendo los poros de la piel. Los puntos negros suelen surgir por un exceso de grasa en la piel, para comenzar a solucionar este problema, además de la limpieza de cara que te vamos a explicar paso a paso, te recomendamos limpiar tu cara nada más levantarte y antes de acostarte con una limpiadora para pieles grasas y luego aplicarte una hidratante para este mismo tipo de pieles. Sobre todo es imprescindible que te laves bien la cara cuando sudes y que elimines bien el maquillaje antes de irte a dormir.

Para comenzar la limpieza lo primero de todo es abrir los poros con vapor caliente, que puedes prepararte tu misma en una olla de agua caliente y luego colocar sobre la olla la cabeza para que el vapor abra los poros de tu rostro. Si no tienes un exfoliante en casa específico para los poros, puedes hacer la mezcla tú misma con aceite y azúcar, lo más importante es que el grano sea grueso para que el punto negro se extraiga. Nunca te aprietes los puntos negros pues puedes dañarte la piel.

mascarilla para los puntos negros

Después de la extracción de los puntos negros aplícate un tónico suave para cerrar el poro y luego tu hidratante para pieles grasas. Es importante que sigas una rutina con el tratamiento de los puntos negros o nunca desaparecerán. Semanalmente puedes utilizar una banda para puntos negros para la zona de la nariz y una mascarilla de yogurt para la cara. Mensualmente, en el caso de que sean excesivos, puedes acudir a un dermatólogo o esteticien para que te realice una limpieza facial en profundidad.

Autor: Amparo.