Si ya has decidido tatuarte, la decisión más importante es qué diseño elegir, y vamos a ayudarte a tomar esa decisión.

Es una decisión que no puede tomarse a la ligera, así que dedica el tiempo necesario a la

elección de tu diseño, teniendo en cuenta que será una marca permanente en tu cuerpo. Si, sabemos que pueden borrarse con cirugía, pero es doloroso y costoso, así que mejor evitar ese momento.

1.No te hagas un tatuaje de forma espontánea

Vamos, que no seas impulsiva a la hora de hacerte un tatuaje. Es de sobras conocida la situación en la que estás bebida, o en plan rebelde, y vas a un tatuador para que te ponga cualquier cosa en la piel. Seguro que lamentarás alguna que otra cosa como éstas:

  • Tatuaje en genitales
  • Cosas mal escrita
  • Cosa que tenga que ver con la escuela o colegio
  • Cualquier cosa que arruine tu vestido de bodas, tu luna de miel, o dé a tus hijos una impresión inapropiada de ti
  • Cualquier cosa escrita en un idioma que no hables
  • Cualquier cosa con el nombre de tu pareja actual
  • Cualquier cosa que esté de moda en este momento

2. Reflexiona sobre lo que realmente quieres hacer

Piensa por ejemplo si lo que te quieres tatuar te gustará dentro de 10 años.  Es posible que ahora lo tengas clarísimo, pero con el tiempo lo veas una idiotez o simplemente, en un futuro no se vea bien ese dibujo porque seas mayor y tu piel esté arrugada.

Piensa en el impacto que tiene el diseño. Si antes te han gustado  y dejado de gustar otros diseños, es muy posible que pase lo mismo, ¿no crees?

Si un diseño que te gusta, representa algo trascendental como la esperanza, que te ha ayudado en  un momento difícil de tu vida, que te ayudó a descubrir quién eres, o algo así, quizá sea una estupenda elección, ya que ese cambio irá contigo toda tu vida.

3. Dónde quieres el tatuaje

Muy importante a tener en cuenta si se trata de un diseño íntimo. En cualquier parte de tu cuerpo que suelas mostrar con regularidad, no queda mucho espacio para tatuajes íntimos.

Piensa en la probabilidad de que necesites cubrir con ropa el lugar del cuerpo dónde te has tatuado. Por ejemplo, ¿te sentirás cómoda usando un vestido de noche con escote en la espalda si tienes un tatuaje?

Piensa en tu futuro profesional. ¿Podría ser el tatuaje un problema si se ve cuando usas la ropa de trabajo? Esto dependerá del sector donde trabajes, pero teniendo en cuenta la actual coyuntura, los cambios de trabajo son constantes. Ten esto presente cuando escojas el lugar para tu tatuaje.

4. El diseño de tener significado para ti

Piensa y estudia un poco sobre el tema. Por ejemplo, fíjate en los diseños más atemporales, porque podrían ser una buena elección para tu diseño.

Algunas cosas a tener en cuenta:

  • No elijas un diseño masivo, como mucho como fuente de inspiración, pero tu tatuaje debe ser único y original.
  • Investiga si hay algún artista que te guste especialmente, y sobre todo, piensa en qué te aporta su estilo a ti como persona.
  • Si deseas poner  texto, piénsalo bien. Es importante conocer el significado de las palabras o ideogramas de un idioma que no conozcas bien.

5. Dibuja un boceto de tu diseño

Aunque no se te dé muy bien dibujar, al menos intenta hacer un sencillo boceto de lo que realmente te gustaría tatuarte.

O incluso, puedes usar algún programa de diseño para que te ayude a crear esa primera idea de dibujo. Comparte esto con el tatuador, hasta que defináis el diseño definitivo.

6.Encuentra un tatuador que te haga un diseño personalizado

Los tatuadores son buenos artistas, y podrán reproducir cualquier idea sobre tu piel.

La mayoría harán lo que desees, pero también destacarán ciertos detalles. Revisa sus trabajos y compara los estilos.  Si no sabes qué estilo es, no dudes en preguntar.

7.Impresión del diseño final

Viendo el diseño impreso, te ayudará a ver cómo será el diseño sobre tu piel. Míralo en un espejo a diferentes horas, para que puedas hacerte una idea de cómo variará con las diferentes horas del día.

¿Te está gustando cada vez más o no? Sigue tus instintos, y si no estás del todo convencida, deja que pase el tiempo.

8.Haz un ensayo del tatuaje

Una buena forma de hacer un ensayo es usar henna para hacerte una versión temporal del diseño. Aunque no tiene color, podrás juzgar cómo te sientes al tener un tatuaje.

Dura entre una semana y un mes, así que aprovecha la oportunidad para ver cómo se ve con tu ropa habitual y cómo te sientes en el día a día.

Si no puedes permitirte pagar un tatuaje de henna, intenta la opción del bolígrafo. No es una maravilla, pero te ayudará a tener una idea más clara.

9.Piensa bien todo antes de tatuarte

Piensa y dedica todo el tiempo necesario para decidir esto. Cuando estés segura, espera algo más, para tenerlo claro al 100%. Las dudas no son buenas, en ese caso, deja pasar tiempo.

Un diseño bien elegido, puede hacerte sentir bella, sexy, y más segura de ti misma. Y un diseño mal escogido, puede hacerte sentir insatisfecha durante mucho tiempo.

 

Autor: Reme.