Las cejas son una parte fundamental en el rostro, y si no tienes mucha experiencia, atenta a estos consejos que te ayudarán a no hacerte ningún estropicio.

Ir a un especialista

Para diseñar hace falta ir a un profesional con buenas manos y gusto estético. El podrá decirte qué forma o grosor de cejas resalta mejor tu mirada y favorece al conjunto de tu rostro. 

Cuidado con pasarte con las pinzas

No empieces a quitar pelitos de aquí y de allá. Debes igualar por todos los lados, como cuando te cortan el pelo de la cabeza.

Igualar derecha e izquierda

Este consejo es para que no te pase eso de que una te quede más larga que la otra.  Ten cuidado y fíjate bien, porque al final crees que ese pelo no estaba ahí y lo quitas, y terminas con media ceja pelada.

No te depiles por arriba

Es un fallo muy típico y sobre todo que lo haga un profesional, porque te cambia la cara del todo, la forma de la frente y del párpado. Y muchas veces hay que cortar porque el pelo es largo y hay que saber cómo y con qué hacerlo.

Precaución con la cera

Vale la pena usarla muchas veces en la parte superior o en el entrecejo, pero no es nada recomendable usarla en la zona que linda con el párpado. La piel es muy fina se puede quemar, y puede perder colágeno, con lo que puedes provocar la caída del párpado o manchas.

No marques mucho los ángulos

Aunque pensemos que aportan expresividad a nuestra mirada, puedes acabar pareciendo un muñeco de feria, o tener cara de mal humor constante.

El centro de la ceja es crucial

Da expresividad a la mirada, y lo mejor es que sea más ancha. La cola puede ir más fina porque lo que se ve es el frontal. Busca la armonía, que vaya de ancho a estrecho y de arriba a abajo.

En las mujeres mayores

El mejor consejo es la tendencia a afinar la ceja porque el ojo va cayendo y hay que ‘sacar’ más párpado. Se consigue un ligero efecto lifting.

Procura cuidar bien esa parte de rostro, porque afecta a la armonía y la belleza de toda tu cara.

Autor: Reme.