Las manos pueden delatar la edad de una persona si no se cuidan como es debido, las personas que trabajan al aire libre o en una oficina con un ordenador tienen expuestas las manos al aire y al frío, por tanto es muy probable que se resequen con facilidad. Las cutículas, las uñas y las manos deben de estar durante esta época bien hidratadas, con una exfoliación semanal para retirar la piel muerta y que queden más bonitas e hidratadas.

Seguramente dediques algo más de tiempo a cuidar la piel de la cara, con cremas, tónicos, mascarillas… pues las manos también son muy importantes si además quieres lucir una bonita manicura que estén bien hidratadas es imprescindible. Así que te recomendamos que guardes 10 ó 20 minutos a la semana para tus manos, ya sea por la noche o por la mañana.

cuidado manos

Te recomendamos que sigas estos pasos para que tus manos y uñas siempre estén perfectas 😉

1. Antes de nada hay que exfoliar la piel para quitar las células muertas que quitan brillo y hacen que la piel parezca más opaca de lo que es. En la mayoría de supermercados venden cremas para exfoliarte las manos, si no encuentras puedes preparar aceite con azúcar y restregarte el preparado durante unos minutos.

2. El segundo paso es hacerte la manicura limando bien tus uñas para que estén bien preparadas. Te recomendamos que limes tus uñas siempre en la misma dirección para que no se rompan.

3. Si eres de las que prefiere quitar la cutícula puedes hacerlo y luego hidratar bien la zona con un aceite especial. Si por el contrario prefieres no quitarla pasa directamente al paso 4.

4. Ha llegado el momento de pintar las uñas, para que queden perfectas primero recomendamos aplicar un esmalte reparador o endurecedor para protegerlas y luego las capas de esmalte que necesites. Por último aplica el brillo o la base secante para proteger al esmalte de rozaduras.

5. Cuando el esmalte esté seco hidrata tus manos con una crema hidratante especial para uñas y manos. Y ya tienes listo tu tratamiento para este invierno para manos y uñas!

Autor: Amparo.