Todas las personas hemos pasado por la etapa en la cual no queremos saber nada de la balanza, yo particularmente atravesé una etapa muy larga, hasta que comprendí que no podía seguir siendo parte del problema si no más bien parte de la solución del problema , ese día me subí a la báscula. Las personas que tenemos tendencia a subir de peso, llevamos una relación de AMOR-ODIO con ella, porque la queremos cuando nos da buenas noticias y la odiamos cuando no refleja lo que esperábamos.

El negar tu tendencia a subir de peso y no aprender a convivir con esta realidad, no resolverá el problema, por el contrario, seguirás aumentando de peso y generando emociones disfuncionales como ansiedad, depresión, culpa. Por lo tanto, una de las claves del éxito es la aceptación, pues esta me lleva a la acción y la primera acción es tener una buena relación con la balanza, conocer tu peso es una cuestión de responsabilidad con nosotras mismas. Cada persona debe analizar cuál es la mejor manera de pesarse. A veces no se registra ninguna variación a pesar de estar haciendo un buen régimen o hasta puede haber un leve aumento. Pesarse diariamente puede llevarte a la desilusión, desmotivación y a abandonar un intento más de los tantos por bajar de peso. Otra posibilidad es que “rompas” la dieta, y al día siguiente te peses y sorpresivamente compruebes que bajaste de peso.

Ojo, no festejes, es casi seguro que ese día eliminaste más líquido simplemente. Para evitar este tipo de confusiones, lo recomendable es aprender a pesarse. Esta es una herramienta fundamental para tu tratamiento o intento de bajar de peso. Es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Si te pesas en tu casa, hacerlo en ayunas, sin ropa y después de orinar.
  • Si lo haces en una balanza pública, trata que sea a la misma hora y en la misma balanza.

¿Cuántas veces a la semana nos debemos pesar?

Esto en realidad depende de nosotras mismas. Para algunas personas lo mejor es hacerlo una vez a la semana, si tu eliges esta opción conviene que lo hagas el mismo día de la semana y aproximadamente a la misma hora.