No importa si tienes mascota o no, las pulgas son unos insectos que están en todas partes y que se alimentan de la sangre. Estas te pueden picar porque tengas un perro y lo utilizan como medio de transporte, un gato, porque paseas entre la naturaleza o te sientas en el césped de un parque. E inevitable que laguna vez en tu vida te pueda picar este insecto.

Muchas veces achacamos las picaduras con los mosquitos pero no tiene porque, la herida es muy parecida ya que al principio es como un grano con pus y cuanto más te rasques peor, sin embargo con las pulgas, aparecen varias picaduras seguidas en una misma zona y esta es la principal diferencia. Es casi imposible verlas porque son microscópicas.

picaduras de pulgas

Estas picaduras suelen aparecer en las rodillas, codos, tobillos, ingles, axilas y debajo del pecho. Además, las personas con pieles muy sensibles puedes mostrar incluso una reacción alérgica a la saliva de la pulga ya que estas tienen un taladro succionado con el que perforan la piel para conseguir su pequeño alimento.

Una vez ya tenemos la picadura de la pulga lo mejor para aliviar el gran picos que esta produce es a través de los antihistamínicos orales y también con corticoides tópicos para evitar posibles infecciones bacterianas posteriores.

Esto no significa que no podáis estar en contacto con la naturaleza o con animales, es inevitable pero si tenéis pensado hacer una excisión por el monte no está mal tomar algunas precauciones como utilizar un repelente, lavar la ropa al volver y una buena ducha para expulsar aquellos bichitos que hemos cogido en el campo.

Autor: Amparo.