Seguramente durante estos días y los que quedan por venir tengas comidas familiares y con amigos donde la comida es el centro principal de la reunión. Los excesos con la comida y la bebida en muchas ocasiones nos hacen encontrarnos mal y que nos sintamos más hinchados que de costumbre incluso hasta pudiendo provocarnos diarreas y vómitos. Para evitar pasar malos ratos, os damos algunos sencillos consejos que os ayudarán en estos días.

En primer lugar, un fallo que cometen muchas personas es comer poco durante todo el día para darse el atracón por la noche. Primer error, esto es lo peor que se puede hacer. Nuestro intestino necesita trabajar en intervalos de 3h o 3h y media y si de repente le hacemos trabajar demasiado después de estar todo el día parado se puede colapsar. Lo ideal es comer algo una hora antes de la cena o de la comida para llegar con menos hambre y así no hincharse en exceso.

A poder ser lo mejor para estos días es evitar el gas, uno de los principales causantes del dolor de barriga. Si te gustan mucho los refrescos puedes tomar una copa durante toda la noche, pero mejor luego pásate al agua o a algún refresco sin gas. Te aliviará mucho a la hora de hacer la digestión.

Si durante la comida o cena hay ensalada, comienza a comer por este plato y sacia un poco tu ansiedad y tus ganas de comer. Luego continua con consciencia, pensando que tienes que dejar hueco para el postre. Si puedes deja un espacio entre un plato y otro para que tu estómago digiera lo que acabas de tomar antes de añadirle un segundo plato.

En los postres es preferible que cambies el café por una infusión digestiva o una manzanilla. Te ayudará mucho a calmar las digestiones pesadas. Y si te encuentras muy hinchado optar por sales de fruta.

Es muy importante que después de comer no te vayas a dormir, por lo menos hasta 2horas después. Si te tumbas la digestión puede cortarse y puedes provocarte un nudo en el estómago.

Autor: Amparo.