Sitúe la botella en posición vertical y corte la cápsula de esa tela metálica que viste el cuello de la botella.

A continuación limpie con un paño la boca de la botella. Introduzca la espiral del sacacorchos en el centro del corcho evitando que el tirabuzón lo traspase y que se desvíe del centro del corcho. De manera suave y progresiva extraiga el corcho y examine la elasticidad del corcho presionando con los dedos índice y pulgar.

Luego, huela la parte del corcho y cerciórese de que no presenta aromas extraños. Si el vino es espumoso, evite las aperturas violentas y ruidosas y no dirija la botella hacia los comensales o amigos: siempre debe estar en posición vertical. Retire la sujeción metálica y la cápsula manteniendo el tapón con la otra mano. Agarre el tapón con una mano y el cuerpo de la botella con la otra. Comience a girar suavemente la botella y no cambie la dirección del giro o se rompería el tapón. Empuje con suavidad el tapón hacia arriba.

Búsquedas relacionadas:

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.