Cunado llegar el calor el apetito se merma, el estómago se cierra y tenemos menos ganas de comer. Esto es completamente normal, además las temperaturas nos piden platos frescos, por ejemplo en verano nos cuesta mucho comernos un potaje, un cocino o unas lentejas.

Por eso en verano hay que buscar comidas que sean rápidas como por ejemplo las ensaladas. Esto es lo que más apetece en esta época del año porque además de ser fáciles de preparar son ligeras y rápidas. Las ensaladas las puedes acompañar de huevo duro, atún, tomate, cebolla,  zanahoria, remolacha, maíz o soja entre otros muchos ingredientes.

Además las salsas con las que las puedes aliñar también son varias desde el típico aliño de aceite y vinagre hasta el de salsa rosa o césar.

Pero las ensaladas no tienen que ser sólo de lechuga, una comida de verano ligera son las ensaladas de pasta. Ésta sólo se tiene que hervir y dejar enfriar para después añadirles los ingredientes que queramos, y servir bien fría.

Otra de las comidas que está de moda en verano es el gazpacho andaluz, ese combinado de verduras trituras que se digiere muy bien y sirve como un buen acompañante o un primer plato.

Si te vas a la playa lo mejor es llevarte un sándwich vegetal con un trozo de pechuga ahumada y salsa césar, es fácil de preparar y también se digiere muy bien, además es muy fácil de transportar y ocupa poco espacio, deja sitio en la nevera para la bebida.

La ensaladilla rusa es otra de las especialidades de las comidas de verano ligeras, lo único que hay que tener especial cuidado es con la mahonesa ya que la ensaladilla debe estar siempre en la nevera o añadir a la ensaladilla antes de consumir.

Ya sabéis estas son las mejores comidas de verano rápidas y que podéis innovar a vuestro gusto, con los ingredientes que más o menos os gusten. Ánimo y prueba a hacer todas estas propuestas.

Búsquedas relacionadas:

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.