Los bebés son unos seres indefensos que necesitan a sus padre las 24 horas par a poder sobrevivir y todo su atención. Durante su vida, sobre todo, durante el primer trimestre pueden surgir una serie de problemas que a los padres angustia bastante, son los cólicos del lactante.

Decimos que suele angustiar ya que es muy molesto para los pequeños ya que les duele o les hacer ir más estreñidos y su forma de expresarlo es mediante el lloro. Sin querer los padres en cuanto los oyen llorar se asustan porque no sabe que les pasa, pero lo más probable es que sufra estos gases llamados cólicos del lactante. A continuación os damos una serie de trucos tanto para evitar como para aliviar estas molestias.

1. Existen unas bañeras especiales para este tipo de cólicos, con una especie de cubos estrechos y largos cuya función es meter al bebé con las piernas flexionales. Esto recuerda a la postura que tienen en el feto y les alivia el dolor a la vez que les calma. Puedes repetir esta operación cada noche o en los momentos de mayor crisis, así aprovechan para expulsar los gases.

 

Cólicos del lactante, cómo aliviarlos

 

 

2. A los bebés les encanta el contacto y estar piel con piel con sus progenitores, lo mejor es que durante el día e incluso cuando ellos tienen más molestia los portéis con una mochila, pañuelo, foular, manduca o meo tai, cualquiera de las modalidades sirve mientras que el bebé mantenga las piernas abiertas a la altura de la cadera para expulsar los gases.

 

Cólicos del lactante, cómo aliviarlos

 

3. Y por último, los masajes. Estos son mano de santo, debéis repetir esta operación al menos tres veces al día y aprovechar los cambios de pañal para hacerlo. consiste en flexionarle las piernas al bebé varias veces y masajear su barriga.

Ahora sólo tienes que practicar estos remedios, aunque si persiste consulta a tu pediatra por si les receta algún medicamento natural u homeopatía.

Autor: Amparo.