Las horas en las que dormimos deberían suponer un descanso, tanto físico como mental. Sin embargo, numerosas personas padecen dolores de espalda al levantarse o no pueden conciliar el sueño, por la incomodidad del colchón, por lo que elegir el colchón adecuado para la espalda y para un correcto descanso es fundamental.

Existen muchos mitos sobre los colchones. Hasta hace unos años se consideraba que lo ideal eran los colchones duros, que a muchas personas les producen dolor de espalda o dolor en la zona lumbar. Por otra parte, los colchones demasiado blandos también resultan incómodos. ¿Lo aconsejable ? Elegir un colchón de firmeza media, ni demasiado duro ni demasiado blando, que reparta el peso uniformemente y que se adapte a las curvaturas del cuerpo.

Elegir el colchón adecuado para la espalda no es algo que se pueda determinar taxativamente, ya que cada persona se siente cómoda o incómoda con un tipo de colchón determinado. Por ello, lo ideal es probar el colchón y acudir a una tienda de colchones de confianza en la que nos asesoren de las ventajas e inconvenientes de cada tipo de colchón, así como de los materiales que los componen, para evitar problemas de incomodidad o reacciones alérgicas.

Los colchones viscoelásticos han adquirido una gran popularidad. Están realizados con capas de diferentes densidades y responden al peso y contorno del cuerpo, con una huella de memoria que se produce cuando se ejerce presión sobre él. Posteriormente, recupera su forma natural lentamente.De espuma o acolchados, los viscoelásticos reducen los puntos de presión, generando una sensación de ingravidez por lo que son idóneos para personas con dolores musculares o con fatiga crónica. El inconveniente de los colchones viscoelásticos es que son sensibles a la temperatura, por lo que pueden resultar calurosos. Igualmente pueden resultar incómodos a personas que sufren de vértigos, por la sensación de ingravidez.

Los colchones de látex están realizados de caucho natural o sintético, y son conocidos por proporcionar un soporte muy firme que se reparte uniformemente por todo el lecho. Para muchos expertos, este material es el favorito, ya que ofrece una comodidad similar a las colchones viscoelásticos, pero proporcionando más apoyo. El inconveniente es, precisamente la firmeza, que no todas las personas toleran.

Los colchones de muelles son los más adaptables, tanto en comodidad como en los precios, con opciones para todos los bolsillos.  De muelles independientes, embolsados o muelle continuo, son frescos y, actualmente,  los de muelles embolsados se adaptan bien al cuerpo y ofrecen independencia de movimientos cuando se duerme en pareja y una comodidad que se asemeja a los colchones de látex. Como inconveniente, los colchones de muelles van perdiendo firmeza a lo largo del tiempo. Por otra parte, deben contar con un soporte de muelles adecuado, para evitar dolores de espalda.

Decididamente, la inversión que se realiza en el colchón ideal para la espalda y para el descanso, merece la pena.

Autor: Mar RV. Content Manager, blogger y webmaster desde el año 2005, he creado, gestionado y redactado artículos en diversos blogs de distintas temáticas, compatibilizándolo con diversas áreas o especialidades del Marketing Online: Content Marketing, Social Media Marketing o Analítica Web, por citar algunos ejemplos, aunque lo cierto es que he trabajado prácticamente en casi todas las áreas del Marketing Online y en casi todo lo referente a la gestión web: Redactando, analizando, diseñando o dirigiendo el contenido.