Una de las hierbas que puedes tomar para ayudarte a no retener líquidos en verano, o, en general, en cualquier época del año, es la cola de caballo, una hierba que puedes conseguir en varias formas.

La cola de caballo es una de las hierbas que se toman para conseguir orinar más y eliminar los líquidos que, debido al calor y la propia predisposición del cuerpo, hace que se acumulen en el cuerpo con el consiguiente problema de malestar general que se tiene unido a una inflamación del vientre y una hinchazón y malestar de las piernas.

Estas hierbas son naturales y se venden en herbolarios, tiendas de té y algunos supermercados donde tienen una línea de productos naturales como por ejemplo Mercadona.

Su nombre científico es Equisetum arvense y puedes encontrarlo en hierbas, pastillas, sobres, etc. Ya dependerá de cómo te guste tomarlo para comprar uno u otro. Los resultados suelen ser satisfactorios en casi todas las personas que lo toman porque alivian la inflamación de las piernas y el vientre y hace que la persona se tienda menos hinchada. Se aumenta el número de veces que hay que miccionar al día lo cual elimina los problemas de toxinas acumuladas en el cuerpo y ayuda a depurarlo.

Uno de los problemas que suele haber es que se piensa que, si se bebe menos, aunque orines mucho, no va a pasar nada. Lo cierto es que no es así y con este tratamiento se sigue recomendando que se consuman unos 2 litros de agua. Son las pastillas las que se encargarán de que sigas eliminando lo que sobra y no acumulándolo.

Como resultado de la ingesta de cola de caballo muchas mujeres, y hombres, ven cómo se reduce el peso, a veces dos o tres kilos, otras veces mucho más. Hay que tener cuidado porque no es bueno perder tanta agua y sentirte más débil o cansada, son síntomas de que se está tomando demasiada cantidad de cola de caballo.

Cómo tomar cola de caballo

Si te has decantado por tomar cola de caballo deberás elegir ahora cómo tomarla, si haciéndote una infusión con hierba suelta, con bolsas de hierba (para infusiones, como bolsitas de té), o bien con pastillas.

Pastillas de cola de caballo. Las pastillas se ingieren 2-3 veces al día consumiendo dos cada vez. Nuestra recomendación es que tomes las dos primeras en ayunas con un vaso de agua. Después desayuna y, a la hora del almuerzo, tómalas antes. Por la noche haz lo mismo y notarás la diferencia.

Infusiones. Ya sea porque uses sobres o no las infusiones requieren cinco minutos de reposo. Si, por el calor, no quieres tomártelo caliente siempre puedes esperar a que se enfríe o hacerlo antes y tomarlo después.

Si notas que los efectos disminuyen o que vuelves a notar problemas lo mejor es acudir al médico que será quien pueda recetarte algo que te alivie y no desaparezcan sus efectos para, al menos, pasar los meses de verano tranquilo.